ENTRAR            

 


 

Revista Tesela ISSN 1887-2255

 

 

EDITORIAL

Documentos relacionados

 Ir a Sumario

 

Documento siguiente

Enviar correo al autor 

 

 

Las enfermeras gestoras, una garantía de calidad en las organizaciones sanitarias

Junta Directiva ANDE
Asociación Nacional de Directivos de Enfermería (ANDE), España

Correspondencia: Apdo. de correos 21050, 28080 Madrid, España

Manuscrito aceptado el 30.6.2009

Tesela [Rev Tesela] 2009; 5

 

 

 

Cómo citar este documento

Junta Directiva ANDE. Las enfermeras gestoras, una garantía de calidad en las organizaciones sanitarias. Tesela [Rev Tesela] 2009; 5. Disponible en <http://www.index-f.com/tesela/ts5/ts6009.php> Consultado el

 

 

 

    La Asociación Nacional de Directivos de Enfermería (ANDE) es una organización, sin ánimo de lucro, constituida por enfermeras y enfermeros cuyo ejercicio profesional se vincula con la gestión sanitaria y representa una corriente actualizada, de opinión plural.

Fomentar y defender los legítimos intereses de sus asociados así como de las enfermeras gestoras en general y colaborar con otras asociaciones en la creación y difusión de estados de opinión, son algunos de los fines de la asociación.

ANDE acordó en la Junta Directiva del día 20 de febrero del 2009, emitir y difundir un comunicado de posicionamiento ante algunas organizaciones sanitarias que están tratando de modificar o poner en marcha organigramas funcionales en los que excluyen a la enfermera o disminuyen las atribuciones que estas deben asumir y desarrollar en cada uno de los diferentes niveles gestores o de decisiones de las organizaciones sanitarias en general y de cada Institución o Centro asistencial en particular.

El desarrollo, evolución y progreso de las organizaciones sanitarias depende estrechamente de la organización y dirección de las mismas.

ANDE considera y defiende que los resultados de las organizaciones y servicios sanitarios exigen una gestión competente liderada por gestores cualificados, que participen directamente con una aportación específica al proceso asistencial, tal es el caso de las enfermeras y los cuidados.

Un organigrama de la organización representa la estructura de responsabilidad y las relaciones que en ella se establecen, por ello, debe recoger el nivel de dirección, liderazgo y responsabilidad de cada uno de sus directivos.

Toda organización sanitaria debe garantizar una provisión de cuidados de calidad que den respuesta a las necesidades de la población a la que atiende y esto sólo es posible, cuando los cuidados son liderados por enfermeras, tal y como recoge la LOPS en su artículo 7, que especifica que sólo a las enfermeras "corresponde la dirección, evaluación y prestación de los cuidados de Enfermería." Se evidencia, por tanto la necesidad de consolidar la presencia de enfermeras gestoras en todos los niveles de las organizaciones sanitarias.

ANDE considera que las organizaciones sanitarias deben ser dinámicas y, por tanto, abiertas a cambios o innovaciones en aras de alcanzar los mejores resultados. Desde una perspectiva de coherencia disciplinar, profesional, social y organizacional, resulta irrenunciable que la gestión de los cuidados debe seguir siendo asumida por enfermeras con liderazgo, iniciativa, dirección, capacidad y responsabilidad en la atención, la evaluación y resultados de los mismos. Ignorar esta máxima o hacer lo contrario, se traduce en un comportamiento contra la naturaleza de las organizaciones, de su producto final y de sus propios integrantes, porque está demostrado que ello significa una disminución directa en la calidad de los servicios sanitarios.

La enfermera, como gestora, deberá estar presente en todos y cada uno de los niveles de decisión de las organizaciones sanitarias, ya que aporta al resultado final una parte esencial, los cuidados. Velando por obtener siempre la mejor calidad de cuidados, organizando y responsabilizándose no solo de los cuidados propiamente dichos sino de los equipos de enfermería y de todos los recursos asignados a los mismos.

La Ley General de Sanidad reconoce la necesidad de la aportación de diferentes disciplinas profesionales para el desarrollo del modelo sanitario. Estableciendo la obligatoriedad de emplear fórmulas de trabajo en equipo multidisciplinar. En todas aquellas organizaciones o empresas donde el producto enfermero (cuidados básicos y de enfermería, generalistas o especializados) constituye una parte sustancial del producto sanitario final, la enfermera no puede, ni debe delegar la responsabilidad directa en la planificación, prestación, evaluación, organización, seguimiento y calidad de los cuidados enfermeros. Para los profesionales enfermeros, esto es un deber profesional y ético irrenunciable, para la organización sanitaria y para la sociedad la garantía de que, los cuidados que se les ofertan son de la mayor calidad posible. Al margen del tipo de organigrama que cada empresa defina (piramidal, matricial, horizontal, divisional, lineal, por producto, por servicio, por procesos, etc.) la responsabilidad y autoridad de las actividades y resultados de los cuidados enfermeros los debe asumir siempre una enfermera.

Por otra parte, ANDE entiende que cualquier proceso de innovación, modernización y desarrollo humanístico de la atención sanitaria, de la autonomía y de la seguridad del paciente, pasa irremediablemente por fortalecer la prestación de cuidados y por ende las estructuras organizativas y directivas de enfermería de cualquier organización sanitaria.

El Espacio Europeo de Educación Superior esta suponiendo importantes cambios estructurales en el sistema educativo, las nuevas titulaciones de Grado y Postgrado que da acceso a los Másteres Universitarios y al Doctorado potencian la actual fortaleza de la disciplina enfermera, adquiriendo nuevas competencias que desarrollan y fortalecen la capacidad y actividad profesional de las enfermeras. Las nuevas competencias investigadoras permitirán profundizar y generar conocimiento científico que facilitara el desarrollo asistencial y gestor de las enfermeras en aras a una mejor atención sanitaria. Ello, reforzara sin duda el papel versátil y altamente profesional que históricamente han venido desempeñando las enfermeras gestoras.

Las enfermeras, al igual que cualquier otro profesional sanitario, son plenamente competentes y están preparadas para asumir responsabilidades gestoras y direcciones empresariales de cualquier nivel. No solo en aquellas organizaciones sanitarias cuyo componente de cuidados enfermeros es fundamental sino en cualquier organización o empresa cuyo producto o servicio esté vinculado a la mejora de la calidad de vida de las personas tanto sanas como enfermas.

La enfermera es la profesional capacitada para cuidar de la salud de las personas en cualquiera de las circunstancias en las que estas se encuentren. La competencia y la responsabilidad que las organizaciones sanitarias les asignen como profesionales sanitarios, deben ser equilibradas, justas, proporcionadas a su formación y acordes con las demandas sanitarias y sociales de la población a la que atienden en su contexto socio-cultural. Las enfermeras han venido demostrando a lo largo del desarrollo de las organizaciones sanitarias que, además de asumir responsable y consecuentemente su actividad asistencial, son buenas gestoras y están plenamente capacitadas para asumir responsabilidades directivas en todos los niveles.

La Asociación Nacional de Directivos de Enfermería velará, en la medida de sus posibilidades y con todos sus medios, para que esta realidad se mantenga o mejore y unirá siempre sus fuerzas a todas aquellas instituciones u organizaciones que trabajen por un mejor futuro de las organizaciones sanitarias. De momento confía y espera que la fuerza de la razón y el sentido común, sean coherentes y ecuánimes con el legítimo y verdadero significado de estas reflexiones.

Principio de pgina