ENTRAR            

 


 

Revista Tesela ISSN1887-2255 2014 n16 ts1601

 

 

EDITORIAL

Comentar este trabajo

Documentos relacionados

 Sumario

 

Documento siguiente

Enviar correo al autor 

 

 

Mejorar, cambiar, transformar: tener visión

Juana Mateos Rodilla
Directora Enfermera de Procesos y Calidad, Gerencia de Atención Primaria, Servicio Madrileño de Salud. Madrid, España

Tesela [Rev Tesela] 2014; 16

 

 

 

Cómo citar este documento

Mateos Rodilla, Juana. Mejorar, cambiar, transformar: tener visión. Tesela [Rev Tesela] 2014; 16. Disponible en <http://www.index-f.com/tesela/ts16/ts1601.php> Consultado el

 

 

 

    En estas últimas décadas estamos asistiendo a una transformación progresiva de la sociedad, de sus expectativas y necesidades, así como a la presencia de profundos cambios demográficos y sociales que perfilan nuevos escenarios y dan lugar a nuevas prioridades y áreas de actuación desde las que atender más adecuadamente a las necesidades emergentes de la sociedad y de nuestros ciudadanos.

El cambio es una constante en nuestras vidas, por lo tanto, es también una constante en las organizaciones sanitarias. Desde esta perspectiva de dinamismo y movimiento inherente a la vida misma, necesitamos gestionar el cambio. Porque no avanzar equivale a retroceder.

Los líderes y gestores de los cuidados orientamos y encaminamos los esfuerzos de nuestra organización para desarrollar su misión y hacer posible su visión, es decir, su futuro deseado. Vamos a construir futuro, un futuro de calidad, una atención sanitaria cercana, capaz y comprometida, en la que las enfermeras desempeñan un papel fundamental.

Un futuro mejor no sucede si no se diseña. Por ello, nuestra hoja de ruta tiene tres señales claves para avanzar en el camino: mejorar, cambiar y transformar. Según el diccionario de la Real Academia de la Lengua Española, mejorar es adelantar, acrecentar, pasar a un estado mejor. Cambiar es dejar una situación para tomar otra, convertir o mudar a algo a otra situación.

Para transformarnos tenemos que plantearnos otras visiones de la realidad. Esto solo es posible si somos capaces de salir de nuestra zona de confort. Esa zona de nuestras rutinas, de nuestras habilidades, de nuestros conocimientos, del entorno que dominamos, de lo conocido. Es el momento de salir de la zona de confort para ampliar nuestra visión del mundo. Salir a la zona de aprendizaje. Esa zona donde conocemos otras formas de hacer, observamos otras experiencias, comparamos, aprendemos, enriquecemos nuestros puntos de vista y modificamos nuestros hábitos. Cambiar no significa que pierdes lo que tenías, significa que añades, que estiras, que aumentas tu zona de confort y tu zona de aprendizaje.

Existe una tercera zona, la zona de la no experiencia. Esa zona que no conocemos porque nunca hemos estado. Es el futuro. Allí está o la zona de pánico o la zona mágica. Para los temerosos, está la zona de pánico (son los que se dicen o dicen "nada va a cambiar, no es posible, ¿y si sale mal?"). Para otros, es la zona donde te pueden ocurrir cosas maravillosas. Es la zona de los grandes retos.

Pues bien, los líderes, los gestores del cuidado tenemos la responsabilidad y el gran honor de poder ayudar a nuestros equipos de trabajo a tener esta visión de futuro. Un futuro de avance y mejora para las personas, para nuestra organización y para nuestra profesión.

Tenemos la oportunidad y responsabilidad de reescribir la historia para la enfermería. Es indudable nuestra capacidad demostrada para pensar más allá de lo que es posible hacer hoy y tengo confianza en nuestra determinación y capacidad para convertir estos caminos en realidad. Ahora es nuestro momento, pues el futuro nos pertenece. Con nuestros cuidados tenemos el privilegio de marcar una diferencia en la vida de muchas personas.

Principio de pgina 

error on connection