ENTRAR            

 


 

TEMPERAMENTVM ISSN 169-6011

 

 

BIBLIOTECA

 

 

 

Ir a Sumario

Documento anterior

 

 

Portada libro

 

El modelo educativo y sanitario de la España Tridentina: Entre la auctoritas y la potestas
Juana María Hernández Conesa, Enrique Maldonado Suarez, María Ángeles Navarro Perán, Juan Vicente Beneit Montesinos
Diego Marín Editor. Murcia, 2013. 453 Págs.

Autora del comentario:
María Teresa Miralles Sangro

Temperamentvm 2014; 19

 

 

 

Cómo citar este documento

Miralles Sangro, María Teresa. El modelo educativo y sanitario de la España Tridentina: Entre la auctoritas y la potestas, de Juana María Hernández Conesa y cols [comentario de texto]. Temperamentvm 2014, 19. Disponible en <http://www.index-f.com/temperamentum/tn19/t1514.php> Consultado el

 

 

 

    En la investigación que acometen los autores para constatar el paradigma educativo y sanitario de la España tridentina, hallamos, en primer término, el sello que imprime la formación humanista de la directora de la Colección: Arte y Ciencia de la Sanación, Juana María Hernández Conesa, y que se evidencia en todos los textos de la misma. De este modo, en la monografía que me han propuesto comentar, y que en su día me cupo el honor de prologar, es el Lazarillo, el anónimo, quien nos expone el contexto del Quinientos, antes y después de la clausura de aquel Concilio que habría de fragmentar a Europa.

Es por tanto un estudio que va más allá de la rigurosidad estrictamente documental, es una indagación erudita, una obra de pensamiento, deliberada y meditada, que nos sumerge en el mundo de las ideas y en la génesis de las mentalidades y de las ideologías.

Dos mentalidades, que concluirían en dos modos de ser y estar en el mundo, dos cosmovisiones distintas a la hora de abordar y entender la educación y la sanidad: dos Europas. La Europa Católica y la Europa Protestante. La Europa del Norte y la Europa de Sur. La Europa de las Obras y la Fe, como medios ineludibles, para alcanzar la Salvación Eterna, y la Europa de la Fe, sin que las Obras sean requisito salvificador. La Europa de las Órdenes Religiosas, ligadas a las Obras a través de la educación y del cuidado de pobres y enfermos y la Europa en donde el Estado debía hacerse cargo de la educación y de la sanidad.

Y la Europa alfabetizada, como actividad necesaria de cada cristiano, para poder leer la Sagrada Escritura, en lengua vernácula, frente a la Europa analfabeta, del latín y de la Ratio Studiorum, jesuítica, en donde no es exigible la lectura de la Biblia, por parte de los fieles.

La investigación es solvente por su lucidez en el planteamiento general, por el modo de abordar el tema, objeto de estudio de la misma, y por la metodología empleada, ya clásica en esta Colección: La Escuela Historiográfica de los Annales y la hermenéutica, a través del Giro de Gadamer.

Se advierte en esta indagación que me ha correspondido presentar, unas conclusiones firmemente avaladas no sólo por las fuentes y la estructura documental, sino, y sobre todo, por el establecimiento de analogías interpretativas de profundo calado reflexivo.

Las leyes de Toro y el Ordenamiento de Alcalá impregnan, principalmente, con la primacía del Mayorazgo la urdimbre social de la sanidad y de la educación tridentina. De este modo, se advierte- nos indican los autores- una estructura social jerarquizada, en donde el control de la tierra pertenece a la Iglesia de Roma, mediante la recepción de donaciones y privilegios, y a la nobleza.

En consecuencia, el modelo sanitario y el modelo educativo de la España de Trento, concluyen los autores, está regulado desde la caridad hacia las clases desfavorecidas, en forma de limosnas y/o donaciones, instaurándose como uno de los axiomas manifiestos de la mentalidad tridentina, hasta las desamortizaciones del siglo XIX. En lo referente a la educación el modelo educativo auspiciado por el Concilio de Trento, ya sean estos establecimientos de mecenazgo civil o caritativo, queda bajo control eclesiástico tal y como declara el texto de la Sesión V. cuyo contenido nos informa acerca de las necesarias cátedras de Teología en todo tipo de centros. De la inspección y vigilancia del magisterio por los obispos y, del mismo modo, exige la prelación del conocimiento del dogma sobre el resto de conocimientos.

La investigación, en este sentido, apostilla que la Ratio Studiorum, jesuítica, es el paradigma de los postulados educativos, predominantes en la España de la Contrarreforma; y, por ende, se trata de un modelo educativo de cuño eclesiástico, si bien contempla una notable doctrina pedagógica. Del mismo modo, la educación universitaria queda esbozada a través de las Facultades Mayores, la formación médica y el Protomedicato, como sistemas antagónicos que cohabitaron, dejando huellas indelebles, que se convirtieron, a su vez, en obstáculos para la posterior incorporación a la modernidad.

La contextualización económico-financiera del modelo educativo y del modelo sanitario tridentino durante la Edad Moderna- indican los investigadores en esta monografía- se corresponde con la de un Estado agrícola, que acepta la pobreza, como modo de Salvación Eterna y al que no preocupa la alfabetización tanto como el adoctrinamiento religioso a través de la oración. Ya que no es interpretable la Biblia Vulgata, por los fieles. Tal y como dicta el Concilio de Trento en la Sesión IV. Siendo así que la educación y la sanidad tridentinas se financian a través de limosnas y donaciones, constituyéndose en un ejercicio de caridad. Salvo para las clases privilegiadas.

El control y la gestión de los hospitales por los Obispos, ya quedan declaradas en los Concilios de Éfeso y Calcedonia en el siglo V y al que, asimismo, obliga de iure el Concilio de Trento CAP. XV, lo que implica una forma de censura del conocimiento médico, a través del Índice de Libros Prohibidos.

Por otro lado, también exige una fórmula religiosa del cuidado a los pobres y enfermos que queda reflejada en los textos, reglas y constituciones de las Órdenes Religiosas con Voto de Hospitalidad, de cuño, también, tridentino. Su canon caritativo-vocacional, declara, como preponderante, la sanación del alma frente a la sanación del cuerpo. Y la ocupación del cuidado queda reservada a las personas consagradas. Las Obras como forma de Salvación Eterna, implican unos Modos de Caridad que se ejercitan a través de la asunción de la pobreza, del dolor y de la enfermedad como caracteres de la urdimbre social tridentina. Y es, asimismo, en las Obras y en esos Modos de Caridad donde hallan carta de naturaleza la doctrina, la gestión y la financiación del modelo educativo y del modelo sanitario tridentino.

En este orden de ideas, la investigación contextualiza la "vocación", inherente e imprescindible, para el desempeño de las profesiones ligadas al cuidado de los enfermos, y nos ayuda a entender, en parte, su falta de intención propedéutica, su precario desarrollo doctrinal y su confusión profesional-laboral; tanto en la Europa Protestante, la Florence Nightingale, como en la Europa Católica tridentina, la Europa de las Órdenes Religiosas, la Europa del Hermano Obregón Andrés Fernández y su primer Tratado de Instrucción para Enfermeros, de 1625.

Principio de pgina 

Pie Doc

 

RECURSOS CUIDEN

 

RECURSOS CIBERINDEX

 

FUNDACION INDEX

 

GRUPOS DE INVESTIGACION

 

CUIDEN
CUIDEN citación

REHIC Revistas incluidas
Como incluir documentos
Glosario de documentos periódicos
Glosario de documentos no periódicos
Certificar producción
 

 

Hemeroteca Cantárida
El Rincón del Investigador
Otras BDB
Campus FINDEX
Florence
Pro-AKADEMIA
Instrúye-T

 

¿Quiénes somos?
RICO Red de Centros Colaboradores
Convenios
Casa de Mágina
MINERVA Jóvenes investigadores
Publicaciones
Consultoría

 

INVESCOM Salud Comunitaria
LIC Laboratorio de Investigación Cualitativa
OEBE Observatorio de Enfermería Basada en la Evidencia
GED Investigación bibliométrica y documental
Grupo Aurora Mas de Investigación en Cuidados e Historia
FORESTOMA Living Lab Enfermería en Estomaterapia
CIBERE Consejo Iberoamericano de Editores de Revistas de Enfermería