ENTRAR            

 


 

PRESENCIA revista de enfermera de salud mental ISSN: 1885-0219

 

 

CARTAS AL DIRECTOR

 

 

Documentos relacionados

 Ir a Sumario

Documento anterior

Documento siguiente

Enviar correo al autor

 

 

Cuando el SIDA golpee nuestra puerta

Magdalena Agüero Caro1
1Miembro del Consejo Editorial de Presencia Revista de Enfermería de Salud Mental. Enfermera especialista en Enfermería de Salud Mental y Psiquiátrica. Escuela de Enfermería. Universidad de Magallanes, Chile

Correspondencia: Casilla de correos Nº 1380, Punta Arenas, Chile

Manuscrito aceptado el 31.3.2008

Presencia 2008 ene-jun; 4(7)

 

 

 

Cómo citar este documento

Agüero Caro, Magdalena. Cuando el SIDA golpee nuestra puerta. Rev Presencia 2008 ene-jun, 4(7). Disponible en <http://www.index-f.com/presencia/n7/p0134.php> Consultado el

 

Sr. Director: Podría la humanidad toda, ponerse de acuerdo y desear que ojalá nunca el SIDA golpee nuestra puerta. Pero ya en el año 1986 el director general de la Organización Mundial de la Salud, en una conferencia de prensa respecto a esta enfermedad, expresó: nos encontramos frente a una verdadera pandemia, comparable a las más mortíferas que la historia ha conocido. De ella no se escapa nadie, ni los hombres, ni las mujeres, ni los niños, y está llegando a todo el planeta. Han pasado más de veinte años y esta sentencia no ha cambiado substancialmente, sólo que ahora sabemos que en este problema sociosanitario, la educación es la clave para ayudar a las personas a vencer temores y prejuicios respecto a su conducta sexual y a su situación de salud.

Sin embargo, es necesario especificar que la educación en esta situación debe considerar necesariamente el proceso interpersonal de ayuda orientado a la comprensión de los problemas psicosociales de las personas, no del SIDA, y a motivarlas hacia el cambio de conducta necesario para evitar los riesgos de enfermar, ya que el diagnóstico de infección por el VIH, o de SIDA, o la sospecha o el reconocimiento de la posibilidad de esa infección, que dura toda la vida, causa un impacto en el ser ontológico tal, que a partir de allí se suma a la situación de salud una serie de problemas psicosociales y espirituales que requieren de la comprensión que ha de estar presente en la relación de ayuda profesional Enfermera.

La vida de las personas infectadas con VIH o enfermas de SIDA gira en torno a la incertidumbre que rodea a esta enfermedad, principalmente en lo que se refiere a las esperanzas y expectativas de vida, a la calidad y duración de la vida junto a otros y en la sociedad, a los efectos del tratamiento, a la reacción de la pareja sexual, de la familia, del grupo de amigos y del grupo de trabajo.

Es necesario recordar permanentemente que estas respuestas surgen frente a un hecho que amenaza la vida y que su aceptación o no, va a depender principalmente del estado de salud general; de la preparación anticipada para recibir una noticia como tal; de la red de apoyo social; de la estructura de personalidad; de la condición de salud psicológica y psiquiátrica de la persona antes del examen confirmatorio; de los valores culturales y espirituales que se le asignen a la vida, a la enfermedad y a la muerte.

Los problemas psicosociales y espirituales de las personas infectadas por VIH pueden agravar su enfermedad en razón del miedo, miedo a morir, a morir en soledad, al dolor, a la desfiguración y a la discriminación social que provoca el VIH, aun en estos días, haciendo que muchas veces el enfermo deba agregar a su sufrimiento el padecimiento por el rechazo y alejamiento de familiares, amigos y de la comunidad que cierra sus puertas a las opciones laborales e incluso a las opciones de tratamiento y atención en salud.

Por ello, cuando el SIDA golpee nuestra puerta, tengamos, los profesionales de enfermería, el corazón abierto para acoger con amor; tengamos la voluntad dispuesta para ayudar; la mente abierta para tolerar y no enjuiciar; las manos tendidas para recibir; la palabra justa para no herir..., tengamos el corazón abierto para darnos cuenta que no es el SIDA, que es una persona, un ser humano como cada uno de nosotros, como nuestros hijos, como nuestros hermanos, como nuestros amigos: un ser humano que golpea a nuestro corazón buscando una ayuda profesional Enfermera esperanzada en nuestra calidad humana como agentes de salud mental y bienestar psicosocial.

Principio de pgina 

Pie Doc

 

RECURSOS CUIDEN

 

RECURSOS CIBERINDEX

 

FUNDACION INDEX

 

GRUPOS DE INVESTIGACION

 

CUIDEN
CUIDEN citación

REHIC Revistas incluidas
Como incluir documentos
Glosario de documentos periódicos
Glosario de documentos no periódicos
Certificar producción
 

 

Hemeroteca Cantárida
El Rincón del Investigador
Otras BDB
Campus FINDEX
Florence
Pro-AKADEMIA
Instrúye-T

 

¿Quiénes somos?
RICO Red de Centros Colaboradores
Convenios
Casa de Mágina
MINERVA Jóvenes investigadores
Publicaciones
Consultoría

 

INVESCOM Salud Comunitaria
LIC Laboratorio de Investigación Cualitativa
OEBE Observatorio de Enfermería Basada en la Evidencia
GED Investigación bibliométrica y documental
Grupo Aurora Mas de Investigación en Cuidados e Historia
FORESTOMA Living Lab Enfermería en Estomaterapia
CIBERE Consejo Iberoamericano de Editores de Revistas de Enfermería