ENTRAR            

 


 

CONTRIBUCIN AL DESARROLLO DEL CONOCIMIENTO ENFERMERO DE SALUD MENTAL.

 Ir a sumario Enviar correo al autor

  

Presencia 2005 ene-jun; 1(1)

Editorial
 

 

Contribución al desarrollo del conocimiento enfermero de salud mental

Germán Pacheco Borrella1

1Director de la Revista digital PRESENCIA. Revista de Enfermería de Salud Mental, España
 

Cómo citar este documento:
Pacheco Borrella G
. Contribución al desarrollo del conocimiento enfermero de salud mental. Presencia 2005 ene-jun;1(1).
Disponible en <http://www.index-f.com/presencia/n1/9articulo.php>
[ISSN: 1885-0219] Consultado el

 

    A quienes hemos vivido la transformación de la enfermería española, a partir de 1977 que es cuando se integró en la universidad, no se nos escapa el relevante protagonismo que han tenido las sociedades científicas en ese mismo hecho. De facto, relevantes miembros de nuestra profesión, adscritos a sociedades científicas, promovieron y consiguieron que la Enfermería entrara en las universidades españolas como área del conocimiento de pleno derecho.

    En este último cuarto de siglo, muchos hemos sido los protagonistas del cambio y transformación de la enfermería española y muchos hemos contribuido al desarrollo del conocimiento enfermero en sus diversas áreas, y hemos puesto de manifiesto la existencia de una autonomía en el propio campo de actuación, entre otras muchas cuestiones. También es verdad que aún quedan muchos objetivos por conseguir, pero todo se andará.

    Con todo, nos atrevemos a sostener que estamos viviendo una etapa de construcción de nuestra disciplina, caracterizada por la diversidad ideológica y funcional y por la todavía insuficiente conceptualización teórica. Y, desde nuestro punto  de vista, un aspecto determinante en este proceso constructivo es la delimitación del objeto de conocimiento. Esto, entendemos, es lo que va a fijar la autonomía disciplinar.

    En nuestro caso, existe un consenso en torno al constructo respuesta humana. No obstante, a nadie se le escapa la dificultad de delimitar el término respuesta. Probablemente, sea imposible delimitarlo por la cantidad y heterogeneidad de variables que están implícitas en el mismo. Además, muchas de las respuestas humanas son difícilmente reductibles o asimilables a objetos físicos. Téngase en cuenta, por ejemplo, las que se derivan de los trastornos de la identidad psicológica.

    Así pues,  la complejidad de nuestro objeto, es decir, de las respuestas de las personas y familias ante problemas de salud reales o potenciales y ante los procesos vitales, nos obliga a reconocer que nuestros conocimientos son parciales y explica, en parte, la diversidad de modelos y posicionamientos particulares ante nuestra disciplina.

    Estamos, por tanto, ante una disciplina con un objeto de estudio heterogéneo e inaprensible, al que nos acercamos mediante diversos modelos explicativos y que en su evolución nos atrevemos decir que se encuentra en un estadio pre-científico.

    Paralelamente, la Enfermería de salud mental, también ha sufrido una transformación no menos importante. Además de repercutir en ella el avance de la Enfermería en general, hemos podido ser testigos de dos acaecimientos que la han hecho crecer: los procesos de Reforma de las estructuras de atención a la salud mental y el cambio actitudinal de los actores enfermeros implicados en tales procesos, al haber abrazado éstos el conocimiento enfermero de salud mental. También hemos podido ser testigos de la evolución que han tenido las enfermeras de salud mental españolas, que ha sido positiva tanto para los usuarios de los servicios de salud mental como para el propio colectivo y para las enfermeras en general, ante las cuales somos ya un referente ineludible.

    En todo este proceso, la Asociación Nacional de Enfermería de Salud Mental (ANESM) ha desempeñado un papel muy importante, sobre todo en la última década, derivado de dos compromisos asumidos: uno, con los profesionales de enfermería de salud mental y, otro, con los usuarios de los servicios de salud mental y con la sociedad en general. Ante éstos y para éstos, ha propugnado la prestación de unos cuidados excelentes, que permitan que nos reconozcan por quiénes somos  y por los servicios que les prestamos.

    Ante los profesionales, el compromiso de la ANESM ha sido el de promover la reflexión y el debate y generar espacios de encuentro donde intercambiar conocimientos, experiencias y preocupaciones, y donde se puedan buscar respuestas a cuanto permita el avance de la profesión. De tal manera, la ANESM se ha constituido en un organismo facilitador del encuentro permanente entre los profesionales de enfermería de salud mental para, entre otras cosas, considerar si es posible la gestión para el desarrollo del conocimiento enfermero, en tanto que sociedad científica.

    Sin embargo, no dejamos de preguntarnos: ¿en qué medida es posible gestionar el conocimiento enfermero de salud mental? Primero, porque habría que clarificar qué entendemos por tal conocimiento; y segundo, porque pensamos que es un error focalizar el conocimiento enfermero de salud mental sólo en nuestro ámbito particular. En un primer momento, al salir del ostracismo manicomial, posiblemente se hizo necesario que esto fuera así. Pero hoy, integrados en la sociedad del conocimiento, ya no debiera serlo. Dos ejemplos nos permiten tal aseveración: por un lado, la formación en Enfermería de Salud Mental en el currículo básico debería ser transversal, si queremos seguir aspirando a una efectiva atención integral;  y por otro lado, en el ámbito asistencial, precisamente para hacer efectiva esa integralidad de los cuidados, necesitamos el apoyo y asesoramiento de la Enfermería Familiar y Comunitaria y ésta necesita el de la Enfermería de Salud Mental. Esta interrelación entre niveles (atención primaria y atención especializada) puede y debe hacerse efectiva, por ejemplo, a través de la gestión de casos, la interconsulta y actividades de formación conjunta como son las sesiones de Enfermería clínica.

    En la más que probable dirección de la gestión del conocimiento enfermero de salud mental, la  ANESM ha venido desplegando cuatro líneas de actuación, cronológicas en el tiempo, para la promoción y difusión de tal conocimiento: reuniones científicas, desarrollo de la especialidad, instauración de un premio de investigación y la edición de una revista científica.

    Además de la organización de Jornadas nacionales e internacionales, Talleres  de trabajo provinciales y autonómicos y distintas Mesas de trabajo, el acto científico por excelencia que viene organizando la ANESM, desde que comenzara su andadura en 1984, es el Congreso Nacional de Enfermería de Salud Mental. Este espacio para la comunicación y el intercambio de conocimientos, que se celebra anualmente, se ha convertido en un referente obligado para nuestra profesión, como también lo viene siendo la propia ANESM. Y esto ha sido posible gracias a que sus miembros, con su Junta Directiva al frente, vienen renovando esfuerzos para elevar significativamente los contenidos científicos de nuestros Congresos Nacionales y creemos que lo estamos consiguiendo.

    La  segunda línea de acción ha sido propugnar el desarrollo de la especialidad de Enfermería de Salud Mental, a partir de la publicación del Real Decreto (RD) 992/1987, de 3 de julio, por el que se regulaba la obtención del título de enfermero especialista para los diplomados en Enfermería, que contemplaba la especialidad de Enfermería de Salud Mental. Si embargo, tuvieron que pasar 11 años (21 años desde que somos universitarios) hasta que el 30 de junio de 1998 se publicara la Orden del 24 de junio, del Ministerio de la Presidencia, por la que se desarrollaba el RD 992/1987. Después, el 9 de julio de 1998, se firmaba una Resolución del Ministerio de Educación por la que se aprobaba con carácter provisional el Programa formativo de la especialidad de Enfermería de Salud Mental. Y en esa misma fecha, también se hizo público la Resolución conjunta de los Ministerios de Educación y de Sanidad por la que se aprobaban los requisitos específicos de acreditación de las Unidades docentes para la formación de enfermeros especialistas en salud mental. Luego, el 30 de julio de 1998 se publicó la Orden del Ministerio de la Presidencia, por la que se convocaba la prueba selectiva conjunta para iniciar los programas de formación de las especialidades de Enfermería Obstétrico-Ginecológica (Matronas) y de Salud Mental en el año 1999. A partir de aquí, las reivindicaciones de la ANESM se centraron en el desarrollo de las Disposiciones Transitorias del RD 992/1987, que contemplaban el acceso excepcional a la titulación de enfermero especialista en Enfermería. Tales acciones fueron el detonante que puso de manifiesto la obsolescencia de dicha normativa y la necesidad de un nuevo RD que viniera a regular todas las especialidades de Enfermería y con ellas el desarrollo de las vías de acceso excepcional a la titulación de especialista por quienes vienen ejerciendo la profesión con tal carácter especializado. Con el esfuerzo de todos los actores sociales implicados, se ha conseguido una nueva regulación de las especialidades de Enfermería a partir del RD 450/2005, de 22 de abril, pendiente de desarrollar, que si bien no satisface a todos y tiene importantes carencias, es un punto de partida para el desarrollo de las especialidades. En el camino recorrido hasta llegar al momento actual, se ha puesto de manifiesto la unidad de toda la profesión y se han rechazado los intentos de dividirla en nuevos y viejos especialistas. La ANESM no cejará en seguir aglutinando a nuestra profesión y gestionando, si cabe, el conocimiento enfermo de salud  mental, entre otras cuestiones, haciendo sus aportaciones específicas para la mejora del programa formativo de la especialidad a través de su representación en la Comisión Nacional de nuestra especialidad.

    La tercera línea de actuación de la ANESM para el desarrollo del conocimiento enfermero de salud mental, ha sido la promoción de la investigación. En tal sentido, la ANESM instauró, en 2002, un Premio de Investigación en Enfermería de Salud Mental, dotado con 1.500 . El fallo del Jurado del 3er. Premio fue hecho público en Cáceres el pasado 9 de abril. Y ya ha sido convocado el 4º Premio, que se fallará en la primavera de 2006, coincidiendo con la celebración del XXIII Congreso Nacional de Enfermería de Salud Mental, a celebrar en Torremolinos (Málaga) los días 6, 7 y  8 de abril. En cuanto a las líneas de investigación que se han puesto de manifiesto, son muy heterogéneas: van desde la influencia en el manejo del régimen terapéutico en la hospitalización, hasta la atención domiciliaria de la enfermera de salud mental y su efectividad en casos de pacientes con trastorno mental grave, pasando por estudios sobre la depresión postnatal y otros sobre el clima laboral del personal de enfermería en las unidades de salud mental de los hospitales generales, la psicoeducación para cuidadores de personas con demencia o las intervenciones terapéuticas intensivas en pacientes  con refractariedad al tratamiento psiquiátrico.

    Por último, hemos de significar que en abril de 2004, la ANESM firmó un Convenio de colaboración con la Fundación Index, fruto del cual, estamos haciendo realidad una vieja aspiración de la ANESM como era la editar una revista de Enfermería de Salud Mental. La Revista digital PRESENCIA, que el lector tiene en pantalla.

    Es posible que el internauta se pregunte ¿por qué el nombre de PRESENCIA? La respuesta es sencilla: porque en el ámbito de la Enfermería de Salud Mental muy especialmente (tal como reza en la cabecera de la Revista), sin presencia no es posible escuchar al otro, sin presencia no es posible el uso de la palabra, sin presencia no es posible la relación enfermera-paciente.

    PRESENCIA, inicialmente de aparición semestral, nace como consecuencia de la evolución científica de la Enfermería de Salud Mental española. Nace como una necesidad profesional sentida por todos. Y pretende constituirse en un vehículo de comunicación y cohesión entre profesionales de enfermería de salud mental, no sólo de españoles sino de todos los del ámbito iberoamericano, y ser una fuente de recursos para los profesionales de la salud y de los de enfermería de salud mental en particular.

    PRESENCIA surge con vocación de fomentar la investigación y de dar a conocer las innovaciones en el conocimiento enfermero de salud mental y las experiencias profesionales. Y aspira a convertirse en un espacio para el crecimiento de la Enfermería de Salud Mental como área del conocimiento y como profesión, y de referencia para la docencia enfermera de grado y postgrado, así como para la especializada.

    Aspiramos a que PRESENCIA se convierta en el órgano de expresión de los profesionales de enfermería  de salud mental y sea de referencia obligada para la actualización y el avance del conocimiento enfermero de salud mental.

    Les invitamos a todas y a todos a que se unan a la primera revista en español especializada en cuidados de salud mental. Y, por supuesto, les animamos a que compartan sus conocimientos.

Pie Doc

 

RECURSOS CUIDEN

 

RECURSOS CIBERINDEX

 

FUNDACION INDEX

 

GRUPOS DE INVESTIGACION

 

CUIDEN
CUIDEN citación

REHIC Revistas incluidas
Como incluir documentos
Glosario de documentos periódicos
Glosario de documentos no periódicos
Certificar producción
 

 

Hemeroteca Cantárida
El Rincón del Investigador
Otras BDB
Campus FINDEX
Florence
Pro-AKADEMIA
Instrúye-T

 

¿Quiénes somos?
RICO Red de Centros Colaboradores
Convenios
Casa de Mágina
MINERVA Jóvenes investigadores
Publicaciones
Consultoría

 

INVESCOM Salud Comunitaria
LIC Laboratorio de Investigación Cualitativa
OEBE Observatorio de Enfermería Basada en la Evidencia
GED Investigación bibliométrica y documental
Grupo Aurora Mas de Investigación en Cuidados e Historia
FORESTOMA Living Lab Enfermería en Estomaterapia
CIBERE Consejo Iberoamericano de Editores de Revistas de Enfermería