ENTRAR            

 


 

PARANINFO DIGITAL INDEX

 

 

 

 

 

 

 

Ir a Sumario

Documento anterior

Documento siguiente

Enviar correo al autor

Sin Ttulo

Modalidad de presentación: póster
Sección:
El cuerpo vivido y la salud percibida

 

 

 

 

 

REF.: P-57
País: España

Aproximación a la percepción del dolor en la población de la ciudad de Murcia
Isabel García Arsac, Diana Jiménez Rodríguez, José Luis Díaz Agea, Mª Carmen Conesa Fuentes, María José López Arroyo, Rosario Gómez Sánchez
Universidad Católica San Antonio de Murcia. Departamento de Enfermería. Guadalupe (Murcia), España

Correspondencia: Dpto. Enfermería Universidad Católica San Antonio de Murcia. Campus de los Jerónimos. 30107 Guadalupe (Murcia), España

Rev Paraninfo digital, 2007: 1

 

Cómo citar este documento

García Isaac, Isabel; Jiménez Rodríguez, Diana; Díaz Agea, José Luis; Conesa Fuentes, Mª Carmen; López Arroyo, Mª José; Gómez Sánchez, Rosario. Aproximación a la percepción del dolor en la población de la ciudad de Murcia. Rev Paraninfo Digital, 2007; 1. Disponible en: <http://www.index-f.com/para/n1/p057.php> Consultado el 11 de Agosto del 2022

RESUMEN

Introducción: En la actualidad se puede considerar al dolor como una enfermedad �per se�, y no como un síntoma de patología. Dada su importancia y sus repercusiones cotidianas creemos que en una aproximación cualitativa al dolor podemos entender aún mejor las formas en las que es sufrido.
Objetivos:
- Conocer el porcentaje de hombres y mujeres que padecen dolor diario en una muestra poblacional de la ciudad de Murcia.
- Evaluar la percepción del dolor en la muestra de estudio.
- Aplicar la escala Escala visual análoga (EVA) a la muestra.
- Conocer las ideas acerca del dolor de nuestra población.
- Establecer la relación existe entre el nivel de estudios y la automedicación.
- Investigar sobre la automedicación frente al dolor en la muestra.
- Conocer el uso de terapias alternativas por parte de los encuestados.
Metodología: Estudio observacional, descriptivo y transversal; de carácter prospectivo mediante un cuestionario.
Resultados: El 50% se automedica para aliviar el dolor. Más del 50% conoce alguna técnica alternativa a los fármacos para paliar el dolor. Existe una correlación positiva entre el nivel de estudios y la automedicación.
Discusión y Conclusiones: En la mayoría de los casos el dolor es visto de forma negativa, siendo minoritaria la percepción de dolor asociado a valores positivos como la superación personal.

ABSTRACT (Approach to pain perception in Murcia's population)

Introduction: Nowadays pain can be considered as a disease itself, and not as a pathology symptom. Due to its importance and daily repercussions, we think that with a qualitative rapprochement to pain we can better understand the ways it is suffered.
Objetives:
- To know the women and men percentage that suffers daily pain in a population sample in Murcia.
- To evaluate the perception of the pain in the sample of study.
- To use the sample with the visual analogous scale (EVA).
- To know the population ideas about the pain.
- To establish the relation that exists between the level of studies and medical treatments without advise.
- To research about treatments without prescription against pain in the sample.
- To know the use of alternative therapies in those in the sample.
Material and approaches. Observational, descriptive and transverse study with a prospective character, through a questionnaire.
Results. 50% people have medial treatments without advise to lighten pain. More than 50% knows some alternative technique to medicaments to relieve the pain. A positive correlation exists between the level of studies and the medical treatments without advice.
Discussion and conclusions. In most cases pain is seen from a negative point of view, being minority the perception of the pain associated to positive values and personal overcoming.
 

TEXTO COMPLETO

Introducción

    En la actualidad hay autores que consideran el dolor como una enfermedad �per se�, y no como un síntoma de patología. Dada su importancia y sus repercusiones cotidianas creemos que en una aproximación cualitativa al dolor podemos entender aún mejor las formas en las que es sufrido.

La Asociación Internacional para el Estudio del Dolor (IASP) lo define como �Una experiencia sensorial y emocional desagradable asociada con una lesión presente o potencial o descrita en términos de la misma�.1

Desde otros ámbitos se imponen definiciones más humanísticas que reconocen que el dolor podría considerarse como una enfermedad por sí misma, como la que ofrece Ibarra en la revista de la Sociedad Española del Dolor (SED): �Una experiencia sensorial y emocional desagradable asociada con una lesión presente o potencial o descrita en términos de la misma, y si persiste, sin remedio disponible para alterar su causa o manifestaciones, una enfermedad por si misma�.2

Mª Victoria Roqué, de la Universidad Internacional de Cataluña, apunta el hecho obvio del dolor como circunstancia inseparable de la naturaleza humana; es una constante histórica: �Lo que en la historia de la humanidad cambia son el modo y las formas de expresarlo�.3 La expresión del dolor se canaliza a través del juego del símbolo, y ahí aparece la cultura modulando y resignificando constantemente las expresiones de dolor.

Lo relevante de la cuestión del dolor y su abordaje es que precisamente no tiene una entidad ontológica definida, según Otegui, sino que existe en la medida en que el sujeto lo experimenta: �...no existe sino es a través de la persona que sufre�.4 Relativizar el fenómeno del sufrimiento es atreverse a fundamentar su existencia dependiendo de variables no sólo de percepción individual, sino de concepciones socialmente admitidas sobre el mismo, contextos históricos en los que se gesta, etc.

Dice García Gañán (filósofo) al respecto de la diferencia entre dolor y sufrimiento: �...aunque relacionados, no son conceptos sinónimos. El dolor es una experiencia sensorial desagradable asociada con el daño de un tejido del cuerpo. El sufrimiento es distrés, la aflicción que puede envolver todas las dimensiones de la persona humana. Una persona con dolor puede sufrir, pero una persona sin dolor también puede sufrir�.5

Para el antropólogo David Le Breton el dolor supone una forma de desestructuración de la identidad. Una despersonalización que los recursos culturales (sobre todo los de índole moral) tratan de evitar. Es necesario resignificar el sufrir para que la persona no se vea paralizada en su recorrido vital. Convenimos con este autor en que el valor que actualmente se le otorga al dolor no da cabida a asumirlo: �la creciente opinión de que todo dolor es inútil y conviene desembarazarse de él sin demoras...�6 contrasta con la entereza con la que en el pasado se toleraban condiciones de vida y de trabajo que conllevaban grandes dosis de dolor sin llegar a experimentar un espectacular sufrimiento.

Considerando las distintas definiciones de dolor entendemos que medirlo es difícil debido a su naturaleza subjetiva y a su representación multidimensional. Su medición consistiría en objetivar un fenómeno que por sí mismo es subjetivo, y que además presenta una gran variabilidad entre individuos y, por tanto, lo más idóneo es que el sujeto que lo padezca sea el encargado de evaluarlo pues es quién mejor conoce su propio dolor.7

Objetivos

- Conocer el porcentaje de hombres y mujeres que padecen dolor diario en una muestra poblacional de la ciudad de Murcia.

- Evaluar la percepción del dolor en la muestra de estudio a través de una escala que divide el dolor en: poco, bastante, mucho e insoportable.

- Aplicar la escala Escala visual análoga (EVA) a la muestra de estudio.

- Conocer las ideas acerca del dolor de nuestra población de estudio.

- Establecer la relación existe entre el nivel de estudios y la automedicación.

- Investigar sobre la automedicación frente al dolor en la muestra.

- Conocer el uso de terapias alternativas por parte de los encuestados.

Metodología

Estudio observacional, descriptivo y transversal; de carácter prospectivo mediante un cuestionario.

La población estudiada está compuesta por 140 personas adultas de ambos sexos (65 hombres y 75 mujeres) seleccionados tras un muestreo consecutivo. Realizamos una encuesta de elaboración propia.

Se estudió el dolor desde diferentes perspectivas. La primera fue si padecía o no dolor diario. La segunda consistió en conocer la percepción del dolor con los siguientes rasgos de respuesta: poco, bastante, mucho e insoportable. Además, se usó la escala Eva para evaluar el grado de dolor que se experimenta. La escala consiste en una línea recta, habitualmente de 10 cm. de longitud, con las leyendas "sin dolor" y "dolor máximo" en cada extremo.7 La interpretación Dolor: Poco EVA=1-2; Dolor: regular EVA= 3-4; Dolor: Bastante EVA=5-6; Dolor: Mucho EVA 7-8; Dolor: Insoportable EVA= 9-10.8

Resultados

Si dividimos la muestra en función de sexos, el 61% de los hombres padecía dolor diario y en cuanto a las mujeres el porcentaje era de un 44%.

En cuanto al nivel de estudios y la automedicación, los resultados obtenidos nos arrojan un porcentaje mayor de automedicados en personas con estudios secundarios (58%) y estudios universitarios (48%).

En referencia a la percepción del dolor lo más significativo es que un 4% de los encuestados expresa padecer un dolor insoportable.

Un 40% de la población de la Región de Murcia percibe su dolor con una intensidad en la escala EVA mayor de 7. De ellos el 10% tienen dolor INSOPORTABLE, siendo el número de hombres con EVA de 10 (máximo valor numérico) el doble que el de mujeres adultas.

En relación a la automedicación y a las terapias alternativas, de las personas que se automedican (52%), un 58% conocen terapias alternativas y un 42% no conocen ningún tipo de terapia alternativa. De las personas que no se automedican (48%), un 57% si conocen terapias alternativas y un 43% no conocen terapias alternativas.

En referencia a las ideas que la muestra tiene acerca del dolor, ésta lo interpreta como una experiencia emocional (subjetiva) y sensorial (objetiva), y las definiciones que dan con respecto a sus síntomas son tantas como a personas hemos consultado. En general, la perspectiva que se tiene del dolor es negativa, en tanto en cuanto, que los comentarios son que es un malestar psíquico y físico de una intensidad terrible, que te incapacita para tu vida normal haciéndote sufrir y menoscaba tu bienestar. Pero también podemos encontrar otros tipos de comentarios no tan negativos donde expresan que el dolor es algo que se puede controlar y te hace sentir vivo.

Discusión y conclusiones

En la mayoría de los casos el dolor es visto de forma negativa, siendo minoritaria la percepción de dolor asociado a valores positivos como la superación personal.

En cuanto al nivel de estudios y la automedicación, los resultados obtenidos nos arrojan un porcentaje mayor de automedicados en personas con estudios secundarios (58%) y estudios universitarios (48%). Esto nos muestra que el poseer un cierto nivel académico lleva aparejado un aumento en la confianza a la hora de automedicarse.

Un 40% de la población de la Región de Murcia percibe su dolor con una intensidad en la escala EVA mayor de 7. De ellos el 10% tienen dolor insoportable, siendo el número de hombres con EVA de 10 (máximo valor numérico) el doble que el de mujeres adultas.

En general, se percibe el dolor de forma negativa comprendiéndolo como un malestar psíquico y físico de una intensidad terrible, que incapacita a la persona para la vida normal haciéndole sufrir y menoscabando su bienestar. La interpretación que para este fenómeno ofrecen filósofos como Ivan Illich, es que la cuestión del dolor humano está supeditada al contexto cultural en el que se vivencia. En el caso de la sociedad contemporánea, este autor (considerado radical en sus planteamientos en contra de la medicina actual) considera que la medicalización de la vida y el constante y creciente poder biomédico hace a las personas menos tolerantes al dolor. Somos más sensibles en la era en la que el uso de analgésicos se ha generalizado. Asimismo, según Illich: �La civilización médica, sin embargo, tiende a convertir el dolor en un problema técnico y priva así al sufrimiento de su significado personal intrínseco. La gente desaprende a aceptar el sufrimiento como parte inevitable de su enfrentamiento consciente con la realidad y aprende a interpretar cada dolor como un indicador de su necesidad de comodidades o de mimos. Las culturas tradicionales afrontan el dolor, la invalidez y la muerte interpretándolos como retos que solicitan una respuesta por parte del individuo sujeto a tensión; la civilización médica los transforma en demandas hechas por los individuos a la economía y en problemas que pueden eliminarse por medio de la administración o de la producción�.9

Bibliografía

1. International Association for the Study of Pain. <http://www.iasp-pain.org/terms-p.html> [Consultado el 26/09/2007].
2. Ibarra, E; Una Nueva Definición de �Dolor�. Un Imperativo de Nuestros Días. Rev Soc Esp Dolor 13 (2006);2 :65-72.
3. Roqué MV. El significado del dolor en la existencia humana. En: García Marqués A, Guerrero Muñoz J, eds. Cultura juvenil y sentido de la vida. Murcia: Isabor; 2006. p. 127-146.
4. Otegui Pascual R. Factores socioculturales del dolor y el sufrimiento. En: Perdiguero E, Comelles J. M , eds. Medicina y cultura. Barcelona: Bellaterra; 2000.
5. García Gañán P. El sufrimiento en la enfermedad y en la muerte. En: Gómez Bosque P, Ramírez Villafáñez A, eds. El sufrimiento en la sociedad del placer. Una aproximación interdisciplinar. Valladolid: Universidad de Valladolid: 2003. p. 105-160.
6. Le Breton D. Antropología del dolor. Barcelona: Seix Barral; 1999.
7. Torregrosa Zuñiga, S. y Bugido Tarraza, G. Medición del dolor. Vol.23, nº 3, 1994. Disponible en: <http://escuela.med.puc.cl/publ/boletin/dolor/MedicionDolor.html>.
8. Pardo C., Muñoz T., Chamorro C.. Monitorización del dolor: Recomendaciones del grupo de trabajo de analgesia y sedación de la SEMICYUC. Med. Intensiva. [periódico en la Internet]. 2006 Nov [citado 2007 Sep 27] ; 30(8): 379-385. Disponible en: <http://scielo.isciii.es/scielo.php?script=sci_arttext&pid=S0210-56912006000800004&lng=es&nrm=iso>.
9. Illich I. Némesis médica. La expropiación de la Salud. Barcelona: Barral Editores; 1975.p. 26.

Anexo

Gráficos 1 y 2

grᦩco 1    grᦩco 2 

               Gráfico 3

grᦩco 3 

    Gráfico 4

    Gráfico 5

grᦩco 4

grᦩco 5

Principio de p᧩na 

Pie Doc

 

RECURSOS CUIDEN

 

RECURSOS CIBERINDEX

 

FUNDACION INDEX

 

GRUPOS DE INVESTIGACION

 

CUIDEN
CUIDEN citación

REHIC Revistas incluidas
Como incluir documentos
Glosario de documentos periódicos
Glosario de documentos no periódicos
Certificar producción
 

 

Hemeroteca Cantárida
El Rincón del Investigador
Otras BDB
Campus FINDEX
Florence
Pro-AKADEMIA
Instrúye-T

 

¿Quiénes somos?
RICO Red de Centros Colaboradores
Convenios
Casa de Mágina
MINERVA Jóvenes investigadores
Publicaciones
Consultoría

 

INVESCOM Salud Comunitaria
LIC Laboratorio de Investigación Cualitativa
OEBE Observatorio de Enfermería Basada en la Evidencia
GED Investigación bibliométrica y documental
Grupo Aurora Mas de Investigación en Cuidados e Historia
FORESTOMA Living Lab Enfermería en Estomaterapia
CIBERE Consejo Iberoamericano de Editores de Revistas de Enfermería