ENTRAR            

 


 

PARANINFO DIGITAL INDEX

 

 

 

 

 

 

 

Ir a Sumario

Documento anterior

Documento siguiente

Enviar correo al autor

Sin Ttulo

Modalidad de presentación: póster
Sección:
Cuerpo y género

 

 

 

 

 

REF.: P-36
País: España

Los trastornos de la conducta alimentaria: una patología femenina
Ana Eva Granados Matute,1 Carmen Pastor Monteagudo,2 Pilar García García,3 Mª Carmen Peinado Barraso,4 Inmaculada Paneque Sánchez-Toscano,5 Mª José Estepa Osuna4
(1)Enfermera Coordinadora de Procesos asistenciales Licenciada en Antropología Social y Cultural. (2)Subdirectora de Enfermería Licenciada en Antropología Social y Cultural. (3)Enfermera Supervisora del Servicio de Endocrinología. (4)Enfermeras Coordinadoras de Gestión Clínica de Cuidados. (5)Jefe de bloque responsable de la Gestión de Cuidados. Hospitales Universitarios Virgen del Rocío de Sevilla, España

Correspondencia: Ana Eva Granados Matute. Hospital de la Mujer e Infantil. Avda. Manuel Siurot S/N 41013 Sevilla (España)

Rev Paraninfo digital, 2007: 1

 

Cómo citar este documento

Granados Matute, AE; Pastor Monteagudo, C; García García, P; Peinado Barraso, MC; Paneque Sánchez-Toscano, I; Estepa Osuna, MJ. Los trastornos de la conducta alimentaria: una patología femenina. Rev Paraninfo Digital, 2007; 1. Disponible en: <http://www.index-f.com/para/n1/p036.php> Consultado el 11 de Agosto del 2022

RESUMEN

Los trastornos de la conducta alimentaria (TCA) se asocian con las nuevas enfermedades de las sociedades desarrolladas. La preocupación y excesiva autoevaluación del peso y de la silueta, con el objetivo fundamental de lograr y mantener un estado de delgadez, hasta el punto de poder conducir a la muerte, están presentes en este tipo de trastornos. Se trata de un problema de Salud Pública, de origen multifactorial, que afecta fundamentalmente a las mujeres en la edad adolescente, con unos determinantes de salud diversos y con un impacto social superior al epidemiológico.
Belleza y felicidad se convierten en un binomio potenciado desde la televisión y las revistas de moda, dedicadas a vender ilusiones, proponiendo un estereotipo corporal al que todos aspiran. Existe una alta manipulación que se produce en los medios de comunicación de masas, que utilizan de forma abusiva a la mujer como reclamo publicitario y consumidora.
Para intentar paliar las consecuencias que la autopercepción y maltrato del propio cuerpo acarrean para algunas mujeres, se hace una apuesta de coordinación importante que se completará con las propuestas de mejora que conlleva la implantación del proceso Asistencial Integrado Trastornos de la Conducta Alimentaria, en conexión con las estrategias de desarrollo del nuevo Plan de Salud Mental Infanto-Juvenil.
Palabras Clave: Trastornos de la Conducta alimentaria, Autopercepción del cuerpo, Proceso Asistencial Integrado.

ABSTRACT (Eating disorders: A female pathology)

Eating disorders are connected with developed societies and grouped among their new illnesses. This kind of disorder entails an abnormal concern with weight and figure, aiming at attaining and maintaining a body weight leaner than needed for health, which may even lead to death. Here we are dealing with a public health problem, stemming from several causes and mainly afflicting adolescent women with different states of health, its social impact reaching higher than epidemic proportions.
Beauty and happiness have become a binomial highly promoted by television and fashion magazines, devoted to selling dreams and presenting that �picture perfect� stereotype everybody seeks. There is strong manipulation on the part of mass media, using female consumers outrageously for their advertising.
It is in order to try and lessen the consequences arising from this negative body self-perception that we commit ourselves to serious coordination. This will be completed with the proposals for improvement inherent in the establishment of the Eating Disorders Integrated Welfare Process, together with the development strategies contained in the new Children-Teenage Mental Health Plan.
Key-words: Eating disorders, Body self-perception, Integrated Welfare Process.


TEXTO COMPLETO

Justificación

Los trastornos de la conducta alimentaria (TCA) se asocian con las nuevas enfermedades de las sociedades desarrolladas, la preocupación y excesiva autoevaluación del peso y de la silueta con el objetivo fundamental de lograr y mantener un estado de delgadez, hasta el punto de poder conducir a la muerte, están presentes en este tipo de trastornos. Se trata de un problema de Salud Pública, de origen multifactorial, que afecta fundamentalmente a las mujeres en la edad adolescente, con unos determinantes de salud diversos y con un impacto social superior al epidemiológico.1

La prevalencia de esta patología se ve reflejada en el hecho de encontrarse incluida en el Mapa II elaborado por la Consejería de Salud para la Gestión por Procesos, elemento central del Plan de Calidad 2001, y que propicia el abordaje de este trastorno, que afecta principalmente a la mujer, de una forma multidisciplinar.

¿Qué está pasando?

El concepto del cuerpo ha evolucionado con el tiempo, en la sociedad actual, belleza y felicidad se convierten, en un binomio potenciado desde la televisión y las revistas de moda, dedicadas a vender ilusiones, proponiendo un estereotipo corporal al que todos aspiran. Desde los medios de comunicación de masas se utiliza de forma abusiva a la mujer como reclamo publicitario y consumidora. Se altera de esta forma la imagen corporal con la presencia de juicios valorativos que en la mayoría de las veces no coincide con las características reales.2

Las revistas y la televisión, han contribuido a difundir un ideal de belleza física en la mujer, basada en la esbeltez y el atractivo, comenzando especialmente por las adolescentes, alterando su escala de valores y relegando a un segundo plano su personalidad. La mayoría de las mujeres desearían estar en el "cuerpo de otra".

Se impone el culto al cuerpo, hasta el extremo de que, si la naturaleza no dota a una persona de un rostro o silueta determinados, la cirugía estética emerge para solucionar aquello que no le gusta de sí mismo, y se abre paso a una industria de productos milagrosos catalogados como �dietéticos� y �cosméticos�. El consumo de estos servicios ha crecido tanto en nuestro país que desde el año 2006 se encuentra incluido en el índice nacional de precios al consumo (IPC).3

El cuerpo se ha convertido en el sacro dominante, �la religión oficial de nuestra época. No se habla más que del cuerpo, como si se le redescubriese después de un largo olvido. La imagen del cuerpo, el lenguaje del cuerpo, la conciencia del cuerpo, la liberación del cuerpo, han pasado a ser expresiones claves�.4

La mujer se ha visto empujada hacia la nueva �cultura de la delgadez�

Los principales desencadenantes de estos trastornos no sólo tienen relación con la moda, sino con los cambios sociales que se producen a partir de la incorporación de la mujer al mundo laboral.5 La ausencia de una persona que se responsabilice de los horarios de comida (papel tradicionalmente atribuido a la madre) la desaparición del hábito de comer en familia, la supresión de la merienda y la cena se destacan como factores que pueden conducir a una dieta errónea.

El frenético ritmo urbano que han propiciado que el comer fuera de casa sea a veces imprescindible, el temor obsesivo a engordar y un peculiar trastorno del esquema corporal que les hace verse más gruesas de lo que están.

Los cánones de belleza actuales y el rechazo social a la obesidad femenina hacen que las adolescentes sientan un impulso irrefrenable de estar tan delgadas como las modelos que la publicidad y medios de comunicación presentan a diario.

Conclusiones

Dado los grandes intereses de algunos medios de comunicación en los actuales cánones de belleza no parece probable que cambien mucho sus contenidos en un futuro próximo. Por ello, parece imprescindible educar desde la infancia a defenderse de modelos estereotipados, del culto excesivo al cuerpo y a la imagen, y de la obsesión por la perfección. La detección precoz es de gran eficacia para un mejor pronóstico de la enfermedad y sus consecuencias. El programa terapéutico debe incorporar el apoyo y el asesoramiento de los familiares. Desde la Consejería de Salud a través de la Gestión por Procesos Asistenciales Integrados, se hace una apuesta de coordinación importante que se completará con las propuestas de mejora que conlleva la implantación del proceso, en conexión con las estrategias de desarrollo del nuevo Plan de Salud Mental Infanto-Juvenil.

Entre las medidas adecuadas para tratar de prevenir este trastorno destacamos:6
-
Enseñar y educar desde la infancia, en la familia y en los centros escolares, a llevar una vida saludable inculcándoles hábitos de alimentación sana y de actividad física adecuadas a sus facultades.
- Ayudarles con comprensión y confianza a conocer su propia realidad biológica y psíquica, sus capacidades y limitaciones, infundiéndoles seguridad en sus propios valores, de forma que puedan sentirse a gusto consigo misma y se acepten como realmente son.
- Fomentar la autonomía y criterios capaces de evitar que los excesivos mensajes de los medios de comunicación y la publicidad sobre una imagen corporal falsamente perfecta, se convierta en una meta a conseguir y en un modelo que se olvida de los valores integrales de la persona.
- Resaltar la conveniencia de realizar las comidas en familia, a ser posible nunca en solitario, aprovechándolas para una verdadera comunicación y contacto.

No olvidemos que La imagen corporal es una construcción social que implica todo aquello que uno percibe y actúa en relación con su propio cuerpo. 

Bibliografía

1. Junta de Andalucía. Proceso Asistencial Integrado Trastornos de la Conducta Alimentaria. Sevilla, Consejería de Salud; 2004.
2. Sepúlveda, AR. Botella, J. León, JA. La alteración de la imagen corporal en los trastornos de la alimentación: un meta-análisis. Psicotema 2001. Vol.13, nº1. pp 7-16.
3. Índice de precios al consumo (IPC)- Sección prensa. En: <http://www.ine.es> [Consultado el 11 de agosto de 2007].
4. Mosquera, L. Lo oculto del cuerpo. Somatismo (Herejía del fin de los tiempos). Adoración, culto a máquina del vivir. En: <http://www.pedagogica.edu.com> [Consultado el 6 de marzo de 2007].
5. Ridder, R. Los medios de comunicación como factor de riesgo de la anorexia y otros trastornos de la alimentación. En: <http://www.mifarmacia.es> [Consultado el 6 de marzo de 2007].
6. Fernández Casas, I. La nueva epidemia del culto al cuerpo: Anorexia, vigorexia, bulimia y otros trastornos. Prevención desde la familia y la escuela. En: <http://www.cfnavarra.es> [Consultado el 6 de marzo de 2007].

Principio de p᧩na  

Pie Doc

 

RECURSOS CUIDEN

 

RECURSOS CIBERINDEX

 

FUNDACION INDEX

 

GRUPOS DE INVESTIGACION

 

CUIDEN
CUIDEN citación

REHIC Revistas incluidas
Como incluir documentos
Glosario de documentos periódicos
Glosario de documentos no periódicos
Certificar producción
 

 

Hemeroteca Cantárida
El Rincón del Investigador
Otras BDB
Campus FINDEX
Florence
Pro-AKADEMIA
Instrúye-T

 

¿Quiénes somos?
RICO Red de Centros Colaboradores
Convenios
Casa de Mágina
MINERVA Jóvenes investigadores
Publicaciones
Consultoría

 

INVESCOM Salud Comunitaria
LIC Laboratorio de Investigación Cualitativa
OEBE Observatorio de Enfermería Basada en la Evidencia
GED Investigación bibliométrica y documental
Grupo Aurora Mas de Investigación en Cuidados e Historia
FORESTOMA Living Lab Enfermería en Estomaterapia
CIBERE Consejo Iberoamericano de Editores de Revistas de Enfermería