ENTRAR            

 


 

BIBLIOTECA LASCASAS ISSN 1885-2238

 

ARTÍCULOS ESPECIALES

 

Enviar correo al autor

Documentos relacionados

 Ir a Sumario

 

 

 

Intercambio del conocimiento en enfermería: la necesidad de un lenguaje común
Angélica María Ospina Romero
Facultad de Enfermería y Rehabilitación de la universidad de La Sabana. Cundinamarca (Colombia)

 

Biblioteca Lascasas [Bibl Lascasas] 2009; 5 (3)

 

 

 

 

 

Cómo citar este documento

 

 

Ospina Romero, Angélica María. Intercambio del conocimiento en enfermería: la necesidad de un lenguaje común. Biblioteca Lascasas, 2009; 5(3). Disponible en <https://www.index-f.com/lascasas/documentos/lc0428.php> Consultado el 01 de Marzo del 2024

 

 

 

 

 Ref.

 

lc0428

País

 

Colombia

Idioma

 

Español

Fecha de producción

 

2009

Productor

 

La autora

Proveedor

 

Angélica María Ospina Romero

Fecha de inclusión en la Biblioteca Lascasas

 

26-03-2009

 

 

 

 

 

El mundo se encuentra en la era del conocimiento y la información, pero ¿cuánto de esta información es valiosa y aplicable a todos los contextos? El proceso de globalización hace que las barreras geográficas se diluyan en un intercambio poco estructurado la mayoría de las veces. Para los enfermeros y demás profesionales de la salud, esta no es la excepción. Un claro ejemplo es la migración de enfermeros latinos a países de Norteamérica y Europa, realidad que se puede convertir en oportunidad o amenaza.

Para el enfermero se hace necesario tener dentro de su formación las competencias que le permitan desempeñarse adecuadamente en diferentes culturas y que a su vez lo impulsen a tener una formación permanente a lo largo de la vida. No se trata de una nueva visión puesto que la educación siempre ha hecho énfasis en la necesidad de que las personas regresen a la educación para enfrentar las nuevas situaciones que surgen en sus vidas personales y laborales. Esa necesidad está siendo cada vez más fuerte. La única manera de satisfacerla es que cada individuo aprenda a aprender.1

Desde este punto de vista, la universidad como responsable de la formación de nuevos enfermeros debe promover en los alumnos la importancia del intercambio de conocimiento. La experiencia que se ha venido presentando en los últimos años en la Facultad de Enfermería y Rehabilitación de la universidad de La Sabana, Colombia, es el establecimiento de redes entre universidades y alumnos de diferentes partes del país y el exterior. Esto se ha hecho evidente a través de las pasantías en países como Ecuador, Chile, Argentina y España, además de la realización de encuentros de alumnos organizados a través de asociaciones creadas por los mismos estudiantes que reúne a jóvenes del continente.

Esta nueva generación que nació inmersa en la tecnología de la información, ve la necesidad del intercambio del conocimiento, aprendiendo de otras culturas y aportando de la propia. En esencia se busca que el alumno valore su propia cultura, pero que a la vez se estimule el respeto entre ellas e impulse nuevas formas de integración a escala local, nacional e internacional.

Cabe analizar que el futuro laboral se anticipa como diferente en distintos sentidos, en especial porque se espera que la formación sea continua y no puntual, que haya más comunicación y menos aislamiento.1

Sin embargo, en medio de la diversidad cultural se hace necesario tener un lenguaje común, ¿cuál es el lenguaje común que debe hablar enfermería? Los modelos y teorías.

El desarrollo de los modelos y teorías son una propuesta que lleva al enfermero a identificar claramente su rol frente a otros profesionales de la salud. Como lo refiere Zabalegui, el desarrollo de las teorías de enfermería ha cambiado irreversiblemente el perfeccionamiento de la ciencia de enfermería. La teoría ha contribuido no sólo a definir las competencias profesionales, sino también al desarrollo de su cuerpo de conocimientos, los cuales reflejan lo específico de la profesión.2

La unificación del conocimiento va más allá de los planes de estudio con contenidos idénticos o sistemas de créditos académicos o igual formulación de competencias laborales; se centra en el lenguaje dado por el idioma disciplinar, que debe ser común en cualquier país.

El uso de los modelos y teorías plantea nuevos retos: investigar y publicar. Esta es la única manera de salir del panorama actual que muestra el conocimiento en una sola vía, países desarrollados que comunican sus conocimientos a un receptor necesitado, Latinoamérica. Necesidad que surge por la poca divulgación. Es momento de empezar a promover la producción de conocimiento y su divulgación a través de medios estructurados, comprometidos y accesibles, lo que se hace viable por herramientas tan usadas como Internet.

La Biblioteca Lascasas surge como un medio para compartir el conocimiento, con el fin de enriquecer y fortalecer la disciplina de enfermería, sin dejar de lado otras áreas de la salud, como se ratifica en los principios de la biblioteca, en donde destaca que la ciencia se enriquece cuando se comparte el conocimiento con validez científica. Como lo afirma Suarez, citando a Pellegrini, recientemente se viene consolidando la noción de que el conocimiento, además de confiable, debe ser también socialmente robusto, requiriendo la validación por una comunidad más amplia, preocupada no solamente por su confiabilidad, sino también por sus implicaciones sociales.3

El intercambio de conocimiento lleva a los enfermeros a brindar cuidado de manera más fundamentada y actualizada a través del acceso continuo y oportuno a la información. ¿De qué sirve una investigación, metodológicamente bien descrita, si sólo la conoce el autor? Esto no tiene impacto, ni modifica el entorno. El llamado es a ir más allá de lo práctico, de la atención de la enfermedad, lo que se debe buscar es la transformación trascendente que promueva el crecimiento de los seres humanos en una relación de simultaneidad entre el enfermero y la persona que es cuidada.

Si se continúa analizando el problema actual del acceso a la información,  se puede concluir que éste va más allá de la divulgación; muchos de los profesionales que escriben desconocen cómo publicar, pero también hay un grupo numeroso que no se interesa por hacerlo.  Por otro lado, también se ignora cómo seleccionar la información de fuentes confiables o especializadas.

En conclusión, es imperativo para las comunidades académicas informar a la sociedad de sus avances y progresos; para ello, proyectos como el de la Biblioteca Lascasas promueve un gran avance por medio de la divulgación del conocimiento en Iberoamérica.  El llamado es a ir más allá de lo práctico, de la atención de la enfermedad; lo que se busca es una transformación trascendente que propenda por el crecimiento de los seres humanos que brindan y que reciben cuidado.

Bibliografía:
1. De Ibarrola M. Educación en el Siglo XXI. Cap.V Educación a lo largo de la vida: puntos de partida y metas. Cooeditan Fondo Mexicano para la Educación y el Desarrollo/UANL/ Edit Limusa.Mx. Fernando Solana (compilador);1999. pp. 175-199.
2. Zabalegui A. El rol del profesional de Enfermería. Revista Aquichán. 2003; 3 (3):16.
3. Suarez B. Importancia de la investigación para el desarrollo de la disciplina de enfermería.  Revista Aquichán. 2003; 3(3): 5
 

 

error on connection