ENTRAR            

 


 

Index de Enfermería Digital

 

 

 

EDITORIALES

 Ir a Sumario

 Documento siguiente

 

 

 

 

 

 

Evidencia científica y la Colaboración Cochrane

Mireia Subirana, Xavier Bonfill
Servicio de Epidemiología Clínica y Salud Pública. Centro Cochrane Español. Hospital de la Santa Creu i Sant Pau. Barcelona

Index de Enfermería [Index Enferm] 1999; 27: 7-8

 

 

 

 

 

 

 

Cómo citar este documento

 

 

Subirana M, Bonfill X. Evidencia científica y la Colaboración Cochrane. Index de Enfermería [Index Enferm] (edición digital) 1999; 27. Disponible en <http://www.index-f.com/index-enfermeria/27revista/27_articulo_7-8.php> Consultado el

 

 

 

 

 

 

 

 

Evidencia científica

     En las últimas décadas se ha producido un gran incremento en el número de publicaciones médicas, hecho que ha comportado la aparición de iniciativas y de grupos preocupados por el correcto análisis de la información médica disponible ante el deber ético de incluir los resultados de los estudios en la toma de decisiones clínicas.
     En 1980, los miembros de la Facultad de Ciencias de la Salud de la Universidad de McMaster (Hamilton, Ontario-Canada), publicaron varios artículos y un libro en los que se describía como analizar correctamente la evidencia científica, que fueron el inicio de este movimiento que ha ido cobrando fuerza desde entonces. El termino evidencia en castellano, se aplica a algo que no necesita probarse, pero su interpretación debe ser fiel al significado del término en inglés, cuando se refiere a la evidencia científica o a la evidencia aportada por la investigación, es decir algo que se comprueba, demuestra o verifica.

Medicina basada en la evidencia y  enfermería basada en la evidencia

     La  expresión medicina basada en la evidencia (MBE) se empleó por primera vez en 1992 para designar una propuesta preocupada por el análisis crítico de la bibliografía existente y su repercusión en la toma de decisiones a la cabecera del enfermo. En  1996, David Sackett, uno de sus más destacados promotores, definió la MBE como "la utilización consciente, explícita y juiciosa de la mejor evidencia científica clínica disponible para tomar decisiones sobre el cuidado de cada paciente". La práctica de la MBE comporta integrar la mejor evidencia externa obtenida a partir de una búsqueda sistemática, con la habilidad de la práctica asistencial y la elección del propio paciente. De forma casi paralela al desarrollo de la MBE, se forman grupos de enfermeros interesados por este nuevo enfoque de la  atención al paciente y aparecen las primeras publicaciones de enfermería relacionadas con la práctica de la enfermería basada en la evidencia (EBE), las revisiones sistemáticas y la evaluación de las guías de práctica clínica.
     Este nuevo enfoque de practicar la medicina y la enfermería utiliza la mejor evidencia externa, obtenida a partir de la investigación clínica relevante y obliga a reexaminar los planteamientos vigentes sobre la educación sanitaria, al incluir la participación del paciente en la toma de decisiones sobre su propia asistencia. Por tanto, la práctica asistencial basada en la evidencia tiene implicaciones sobre la naturaleza del conocimiento sanitario, la organización de la transmisión de este conocimiento, la práctica asistencial y en último lugar sobre la misma organización de la práctica asistencial.

La Coboración Cochrane

     Archie Cochrane fue un epidemiólogo británico que llamo la atención sobre el desconocimiento colectivo acerca de los efectos de la atención sanitaria y expuso como la evidencia proveniente de ensayos clínicos controlados podría ayudar a usar de forma más racional los recursos. Las ideas de Cochrane, entre ellas la propuesta de creación de una red internacional de revisores, fueron progresivamente aceptadas y aplicadas, y en 1993, una vez ya fallecido, se inició  la Colaboración que lleva su nombre.
     La Colaboración Cochrane surge con la finalidad de responder de una manera global e integradora a la necesidad de establecer mecanismos de registro y compilación de la información contenida en los ensayos clínicos para disponer de buena información científica en todos los campos de la medicina. Se trata de una organización internacional  independiente, que ofrece apoyo a la toma de decisiones sanitarias bien informadas. Sus objetivos son preparar, mantener y divulgar revisiones sistemáticas y actualizadas sobre los efectos de la atención sanitaria, y aspira a ser uno de los principales instrumentos de la MBE y de la EBE.

Apoyo a la evidencia científica

     La MBE y la EBE pretende apoyarse en el conocimiento generado por la investigación clínica, después de que se haya analizado cuál es la evidencia clínica más sólida de la que se dispone en este momento, y que ésta sea transmitida de manera eficiente. La mejor evidencia clínica viene proporcionada por los resultados de los ensayos clínicos controlados y aleatorios, sin embargo estos resultados no pueden incorporarse a la práctica clínica de manera directa, sino que es necesaria una compilación y síntesis de todos los trabajos relevantes. Otra dificultad radica en la imposibilidad de superar los problemas que se derivan del insuficiente acceso y manejo de la información científica, hecho que complica la obtención de forma individual de la evidencia clínica más sólida. Por otro lado, si no se han realizado ensayos clínicos sobre un determinado tema terapéutico, se utilizan los estudios disponibles.
     La Colaboración Cochrane, a través de la revisión sistemática de la literatura científica llevada a cabo por personas ajenas al clínico o a la persona interesada, facilita el acceso y la divulgación y garantiza la revisión explícita y exhaustiva de toda la información científica existente, evitando los sesgos y los problemas metodológicos de las revisiones no sistemáticas, es decir las no basadas en el método científico. Estas revisiones denominadas revisiones narrativas, pueden llevar a conclusiones sesgadas y en el peor de los casos erróneas.
     La revista electrónica "The Cochrane Library" pensada para ser consultada desde cualquier lugar del mundo con acceso a un ordenador, permite examinar las revisiones sistemáticas llevadas a cabo por la Colaboración Cochrane y otras muchas informaciones de interés. Esta revista electrónica, actualizada trimestralmente se distribuye mediante subscripción anual en CD-ROM o vía internet.
     Los grupos de revisión de la Colaboración Cochrane realizan la revisión sistemática de la información científica disponible dentro de su tema de especialización. Un ejemplo de cómo la revisión sistemática puede sugerir la modificación de la rutina de la práctica asistencial podría ser la revisión sistemática llevada a cabo por el grupo de embarazo y el parto. Después de analizar los estudios disponibles, publicados o no, sobre la aplicación de enemas durante la primera fase del alumbramiento, este grupo concluyó  que no existía suficiente evidencia científica para recomendar la aplicación rutinaria de los enemas. Teniendo en cuenta que los enemas generan disconfort en las pacientes, además de  incrementan los gastos sanitarios, ante la falta evidencia de los beneficios que puede comportar su empleo, éste no debe realizarse de manera rutinaria.  

Para más información sobre la Colaboración Cochrane, puede consultarse el Centro Cochrane Español, tl:93 723 40 94, fax: 93 723 38 04 , E-mail: cepss@cochrane.es. Las subscripciones a la "Cochrane Library" se pueden realizar a través del teléfono 93 716 43 01, fax: 93 723 73 39 y E-mail: tecnoglobal@mx3.redestb.es

Bibliografía de consulta

1. Sackett DL, Richardson WS, Rosenberg W, Haynes RB. Medicina basada en la evidencia. Como ejercer y enseñar la MBE. Madrid: Churchill Livingstone España, 1997.
2. Muir Gray JA. Atención sanitaria Basada en la Evidencia. Cómo tomar decisiones en gestión y política sanitaria. Madrid: Churchill Livingstone España, 1997.
3. The Cochrane Library [base de datos en CDROM]. The Cochrane Collaboration; Número 1. Oxford: Update Software; 1999. Actualizada trimestralmente.
4. Bonfill X, Etcheverry C, Martí J, Glutting JP, Urrútia G, Pladevall M. El desarrollo de la Colaboración Cochrane Española.  Med Clin (Barc) 1999; 112 (Supl 1): 17-20.
5. López Arrieta JM, Qizilbash N. La medicina basada en pruebas: revisiones sistemáticas. La Colaboración Cochrane. Med Clin (Barc) 1996; 107: 581-585.
6. Rozman C. Medicina basada en la evidencia. Med Clin (Barc) 1999; 112 (Supl 1): 1-2.
7. Gol-Freixa JM, del Llano Señaris JE. El fenómeno de la "Medicina basada en la evidencia". Med Clin (Barc) 1999; 112 (Supl 1): 3-8.
8. Sacristán JA. Evidencia basada en la medicina. Med Clin (Barc) 1999; 112 (Supl 1): 9-11.
9. Pozo Rodriguez F. La medicina basada en la evidencia. Una perspectiva desde la clínica. Med Clin (Barc) 1999; 112 (Supl 1): 12-16.
10. Stonestreet JS, Lamb-Harvard J. Organisational strategies to promote research-based practice. AACN. Clin Issue 1994; 5: 133-146.
11. Icart T. La evidencia científica. Estrategia para la práctica enfermera. Rev Rol Enf 1999; 22:185-190.
12. Cullum N. Evidence-based nursing: an introducction.Nurs Stand 1997; 11 (28): 32-33.
Principio de página 

 

Pie Doc

 

RECURSOS CUIDEN

 

RECURSOS CIBERINDEX

 

FUNDACION INDEX

 

GRUPOS DE INVESTIGACION

 

CUIDEN
CUIDEN citación

REHIC Revistas incluidas
Como incluir documentos
Glosario de documentos periódicos
Glosario de documentos no periódicos
Certificar producción
 

 

Hemeroteca Cantárida
El Rincón del Investigador
Otras BDB
Campus FINDEX
Florence
Pro-AKADEMIA
Instrúye-T

 

¿Quiénes somos?
RICO Red de Centros Colaboradores
Convenios
Casa de Mágina
MINERVA Jóvenes investigadores
Publicaciones
Consultoría

 

INVESCOM Salud Comunitaria
LIC Laboratorio de Investigación Cualitativa
OEBE Observatorio de Enfermería Basada en la Evidencia
GED Investigación bibliométrica y documental
Grupo Aurora Mas de Investigación en Cuidados e Historia
FORESTOMA Living Lab Enfermería en Estomaterapia
CIBERE Consejo Iberoamericano de Editores de Revistas de Enfermería