ENTRAR            

 


 

Index de Enfermera Digital

 

 

 

CARTAS AL DIRECTOR

 Ir a Sumario

Documento anterior

Documento siguiente

 

 

 

 

 

Reflexiones sobre la Enfermería Especializada a comienzos del siglo XXI

Ana Rosa Martos Pérez
Enfermera, Hospital Clínico "Virgen de la Victoria" de Málaga
 

Index de Enfermería [Index Enferm] 1999; 27: 51-52

 

 

 

 

 

 

 

Cómo citar este documento

 

 

Martos Pérez AR. Reflexiones sobre la Enfermería Especializada a comienzos del siglo XXI. Index de Enfermería [Index Enferm] (edición digital) 1999; 27. Disponible en <http://www.index-f.com/index-enfermeria/27revista/27_articulo_51-52.php> Consultado el

 

 

 

Sr. Director: Tras leer su editorial "Veinte años después de Alma-Ata. La necesaria renovación de la Utopía" quedé entusiasmada por su análisis sobre el espíritu que marcó estos veinte años y cómo se ha desarrollado y me sentí identificada con los nuevos retos e ilusiones para el futuro a los que hace alusión: "una enfermería encuadrada en un sistema público y universal, que sepa mucho del máximo de cosas, capaz de producir beneficio al ciudadano, al sistema sanitario y a la propia ciencia enfermera y capaz de intervenir en los órganos de gestión sanitaria y de participación de la comunidad"1.
     Al centrar su artículo en la enfermería comunitaria, la primera cuestión que me planteé son los retos que se me presentan a comienzos del siglo XXI, como enfermera especializada, qué estoy ofertando, qué puedo ofertar y qué creo que esperan de mí los usuarios y el sistema.
     Hoy día, observo en el servicio donde trabajo que la enfermera presta cuidados a las necesidades que presentan los pacientes y usuarios que atiende y presta otros cuidados, como apoyo a la labor de otros profesionales; intentado garantizar su calidad y eficiencia mediante protocolos, planes estandarizados e investigación.
     Continuamos teniendo la asignatura pendiente de mejorar nuestros registros, consensuando la denominación de la problemática que detectamos: problemas de autonomía, diagnósticos de enfermería... y a la que, por otra parte, estamos dando respuestas continuamente y en muchos casos, a duras penas, por otros problemas que rodean al desarrollo de nuestra profesión:
     - Una profesión que todavía no tiene una identidad social, lo que conlleva su falta de reconocimiento (hoy en día, una de sus carencias más notorias y fácilmente subsanables).
     - Unos profesionales que perciben incoherencias y discriminación en el sistema sanitario, ya que al medir resultados no se tiene en cuenta su grado de participación y aportación, lo que trae como consecuencia un mal reparto de recursos, incentivos y poder.
     - Una profesión, cuyos gestores no han hecho realidad la potenciación de la comunicación y participación de los profesionales en la empresa. No se reconoce todavía papel de gestión a la enfermera base, pues no se canaliza su voz ni voto hacia ningún foro con capacidad real de actuación.
     - Unos profesionales que trabajan sin equipo multidisciplinar y sin objetivos comunes, parece que el equipo sanitario ha sido patentado para la atención primaria y no es necesario aunar criterios profesionales cuando es un hospital el lugar donde se atiende al usuario.
     Por otra parte, parece ser que el sistema demanda a la enfermería especializada una atención sanitaria que tenga como eje al usuario, que esté centrada en el trato con respeto hacia éste, haciéndolo el centro de la toma de decisiones y que se preste la mejor respuesta científico-técnica a su problema. Demanda unos cuidados que cumplan con la normativa legal vigente y también demanda una enfermería comprometida con unas carteras de servicio y con el cumplimiento de objetivos del contrato-programa de la forma más eficaz y eficiente (ya que los recursos no son infinitos). En última instancia, una enfermería que vele según las funciones que desempeñe por la Sanidad como parte del Estado de Bienestar protegido y promulgado por la Constitución Española.
     También el usuario demanda a la enfermera atención y una respuesta ante el problema que siente pero además presenta otras necesidades que a veces reclama y a veces no: información, protección ante un medio que le es ajeno, respuesta coordinada entre los distintos puntos del sistema, que se respete su posibilidad de elección y sus decisiones...
     Hasta hace poco tiempo, la enfermera especializada había rutinizado su trabajo en forma de tareas realizadas al amparo de otro profesional. Hoy, independientemente de ésto, la enfermera a pie de cama las 24 horas del día, detecta problemas en los usuarios a nivel biológico, psicológico y social, a los que debe y puede dar respuesta.
     También la enfermera es sensible a otros problemas que ocurren diariamente en el contexto donde desarrolla su trabajo, pero que parecen pertenecer a otros ámbitos de actuación o de gestión, desde los que no siempre se les da respuesta y para los que se podrían aportar mejoras significativas si se reconociera la competencia enfermera o al menos su opinión, como: higiene del hábitat, adquisición de productos clínicos, cambio de documentación, etc.
     Como dije anteriormente, creo que la enfermera debe continuar formalizando la atención que presta, mediante el proceso de enfermería y abriendo nuevas vías de investigación para mejorar la calidad de los cuidados y dar respuestas a los usuarios.
     Hoy, existe también para la enfermera especializada, el campo de la promoción de la salud, prevención de la enfermedad y participación en el Centro de Salud y en la comunidad, aunque se centre en cuestiones muy concretas, dependiendo de la especialidad de que se trate. Es ésta, también, una posible fórmula de rentabilizar el sistema y mejorar la calidad de atención al usuario.
     Al igual que se pone de relieve en su artículo, "la necesidad de renovar las esperanzas en la enfermería comunitaria", se me ocurrió que también la enfermería especializada deberíamos reflexionar sobre nuestro papel y posibilidades de mejora y cómo traspasar con honor el umbral del 2000, y la respuesta que obtuve fue la misma: Trabajar por conseguir Salud para Todos.

Bibliografía

1.- Amezcua M. Veinte años después de Alma Ata, la necesaria renovación de la utopía. Index Enferm.1999; 24-25:7-9. 

Principio de pgina 

 

Pie Doc

 

RECURSOS CUIDEN

 

RECURSOS CIBERINDEX

 

FUNDACION INDEX

 

GRUPOS DE INVESTIGACION

 

CUIDEN
CUIDEN citación

REHIC Revistas incluidas
Como incluir documentos
Glosario de documentos periódicos
Glosario de documentos no periódicos
Certificar producción
 

 

Hemeroteca Cantárida
El Rincón del Investigador
Otras BDB
Campus FINDEX
Florence
Pro-AKADEMIA
Instrúye-T

 

¿Quiénes somos?
RICO Red de Centros Colaboradores
Convenios
Casa de Mágina
MINERVA Jóvenes investigadores
Publicaciones
Consultoría

 

INVESCOM Salud Comunitaria
LIC Laboratorio de Investigación Cualitativa
OEBE Observatorio de Enfermería Basada en la Evidencia
GED Investigación bibliométrica y documental
Grupo Aurora Mas de Investigación en Cuidados e Historia
FORESTOMA Living Lab Enfermería en Estomaterapia
CIBERE Consejo Iberoamericano de Editores de Revistas de Enfermería