En los últimos años se han cuestionado muchas prácticas asistenciales, la pertinencia de algunas intervenciones, en definitiva, la efectividad y la eficiencia de la práctica clínica. Ante una sanidad pública cada vez más costosa y con recursos limitados es lógico que hayan surgido voces que alertan sobre la necesidad de conocer la mejor práctica compatible con los conocimientos más actualizados, las preferencias y valores de los usuarios y la experiencia del profesional. El modelo de la evidencia científica promueve la utilización consciente, explícita y juiciosa de la mejor evidencia clínica disponible para tomar decisiones sobre el cuidado de cada paciente. Desde mediados de la década de los noventa algunos países han desarrollado programas de formación destinados a profesionales de la salud, entre ellos enfermeras, a fin de capacitarlos en la búsqueda de la mejor evidencia y, sobre todo, trasladar esos hallazgos a la práctica asistencial. En la enfermería española la difusión de la evidencia científica se encuentra en una fase inicial, inscrita en el ámbito académico y docente, sin que se vean aún repercusiones en la práctica.
En este programa aprenderás estrategias de búsqueda de información científica que pueda ser incorporada a la práctica para modificarla en aras de la eficiencia.