ISSN: 1697-638X 

 


     

 

EVIDENTIA: ISSN 1697-638X

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

CARTAS AL DIRECTOR

 Comentar este articulo

Documentos relacionados

Clic en autor para ver resumen biografico

 Sumario

Documento anterior

Documento siguiente

Enviar correo electronico al autor 

 

 

Tratamiento de las flictenas en las quemaduras

Manuel Carlos Cid González, Castillo Alcón Jiménez, Laura Serrano León
Centro de Salud de Gerena. Zona Básica de Salud de Guillena, Distrito Sevilla Norte del Servicio Andaluz de Salud -SAS-. Gerena (Sevilla), España

Correspondencia: MC Cid González. Centro de Salud de Gerena, Edf. los Pozuelos s/n, 41860 Gerena (Sevilla), España

Manuscrito aceptado el 5.8.2010

Evidentia 2011 ene-mar; 8(33)

 

 

 

Cómo citar este documento

Cid González, Manuel Carlos; Alcón Jiménez, Castillo; Serrano León, Laura. Tratamiento de las flictenas en las quemaduras. Evidentia. 2011 ene-mar; 8(33). Disponible en: <www.index-f.com/evidentia/n33/ev3300.php> Consultado el

 

 

 

Sr. Director. Estamos viviendo una época afortunada, en la que el conocimiento científico está a un golpe de tecla de ordenador. Los métodos de trabajo se ajustan, mediante protocolos, a las mejores evidencias disponibles. Es tan amplia la literatura sobre cualquier tema, que la investigación secundaria está siendo cada vez más necesaria para poder estar al día.

Hemos realizado una búsqueda sistemática de literatura científica para poder respondernos a la pregunta de qué tratamiento es el más adecuado para curar las quemaduras de segundo grado y, sobre todo, cómo actuar con las flictenas en nuestra consulta de servicios comunes en un centro de salud rural.

En una primera búsqueda, limitada a trabajos publicados a partir de 1995, no localizamos ningún ensayo clínico; sólo hallamos artículos de opinión y revisiones, que, en su bibliografía, algunos hacían referencia a trabajos más antiguos, por lo que repetimos la búsqueda con las palabras clave "burn" , "blister" y "drainage" sin limitación en la fecha de publicación, en la biblioteca virtual del servicio sanitario público de Andalucía (BVSSPA), en el grupo de recursos electrónicos "Bases de datos bibliográficas", obteniendo 10 artículos.

De todos los trabajos encontrados en las búsquedas, seleccionamos doce, y tras la lectura de los resúmenes, nos centramos en recuperar a texto completo solamente cuatro, entre ellos el único ensayo clínico realizado y publicado hasta la fecha.

-El artículo "Management of burns blisters"1 es una búsqueda sistemática sobre cómo actuar con las ampollas en las quemaduras, que es el mismo tema que nos interesa. Este autor, en 2006, sólo encuentra el ensayo clínico que nosotros también hemos localizado, realizado por Swain en 19872 y lo analiza mediante una lectura crítica.
-El artículo "Management of blisters in the partial-thickness burn: an integrative research review"
3 es una revisión sistemática sobre el manejo de las quemaduras en relación con: 1) infección, 2) tiempo de curación, 3) el resultado funcional y estético, 4) la comodidad del paciente, 5) epitelización y 6) coste económico del tratamiento. La única referencia a un ensayo clínico sobre el manejo de las flictenas es al realizado por Swain en 1987.2 Las demás referencias son sobre trabajos referentes a: análisis del líquido de las flictenas, aplicación de injertos de piel, aplicación de apósitos sintéticos, tratamiento con aplicación tópica de antimicrobianos y actividad del líquido de las ampollas sobre los queratinocitos. Todos estos trabajos con muestras relativamente pequeñas. Hace referencia a un ensayo clínico sobre el tema que nos preocupa, pero realizado en cerdos, que no es trasladable a humanos debido a que las características de la piel del cerdo son distintas a la humana.
-El artículo "To drain or not to drain? -- that is the question".
4 Es un artículo de opinión basado en la literatura disponible en su momento, pero no hace referencia al artículo de Swain ni al de Shaw.
-El artículo que más se ajusta a nuestra pregunta es el realizado por Swain en 1987 titulado "Management of blisters in minor burns"
2 y es al que le hemos realizado el análisis crítico con el cuestionario CASPe para ensayos clínicos, llegando a las siguientes conclusiones:

-El ensayo está realizado en quemaduras térmicas menores del 1% de la superficie corporal, situadas en brazos y piernas con posibilidad de tratarlas con apósitos de gasas de parafina.
-Pacientes incluidos en el ensayo: 202.
-Variables estudiadas: colonización por estafilococo dorado de la quemadura y dolor manifestado por los pacientes.
-Tratamientos efectuados: dejar la flictena intacta, drenar la flictena y eliminar la cubierta de la flictena dejando la quemadura expuesta.
-Conclusiones del ensayo: de las 110 flictenas que se dejaron intactas, se colonizaron 2. De las 104 que se aspiraron, 19 se colonizaron y de las 102 que se dejaron expuestas, se colonizaron 45. Con respecto al dolor, de los 73 pacientes a los que se les aspiró el líquido de la ampolla, 15 manifestaron que el dolor aumentó, 27 que disminuyó y 36 que ni aumentó ni disminuyó. Los 37 pacientes a los que se le de quitó la piel de la flictena, dejándole la quemadura descubierta 16 manifestaron que el dolor aumentó y 21 que permaneció igual. Ninguno sintió disminución del dolor. No habla el autor sobre el tiempo medio que tardaron en curarse unos y otros ni los resultados de la cicatrización final.
-El autor habla de 202 pacientes y, con respecto al número de casos dejados intactos, aspirado y expuestos le da a "n" un valor total de 316. Es de suponer que algunos pacientes tenían más de una quemadura.
-Cuando hace una valoración del dolor, el número de casos estudiados no está claro. Dice que los pacientes a los que se les trató dejándoles expuesta la quemadura fueron 102, pero después habla de 37 pacientes que manifestaron igual o más dolor por la decapsulación.
-Lo mismo ocurre con los que fueron aspirados, que en total fueron 104, y sólo se manifestaron frente al dolor 73, pero al sumar los parciales, nos encontramos con 78 casos.
-El autor habla en la incidencia global de colonización por cualquier bacteria de las ampollas, de un 14% en las intactas, 70% en las drenadas y 76 % en las expuestas. También habla de una incidencia menor en las colonizaciones por estafilococos aureus en intactas y drenadas que en expuestas. Con respecto al dolor, valora como diferencia significativa los 27 casos que disminuyeron el dolor tras el drenaje de las ampollas.

Con los datos que nos ofrece el autor, con el número de casos estudiados y la falta de estudios posteriores más amplios, no podemos concluir categóricamente que el tratamiento adecuado es el conservador, es decir, dejar la flictena que evolucione sin drenarla y sin decapsularla, pero parece razonable decir que es el más recomendado.
 

Bibliografía

1. Shaw J. Management of burns blisters. Emergency Medicine Journal. 2006; 23(8): 648-9.
2. Swain AH, Azadian BS, Wakeley CJ, et al. Management of blisters in minor burns. Br Med J. 1987; 295: 181.
3. Sargent RL. Management of blisters in the partial-thickness burn: an integrative research review. Journal of Burn Care & Research. 2006; 27(1): 66-81.
4. Taylor P. To drain or not to drain? - that is the question. Primary Intention: the Australian Journal of Wound Management. 2007; 15(1): 14-7.

Principio de página 

Comentarios

DEJA TU COMENTARIO     VER 4 COMENTARIOS

Normas y uso de comentarios


M. Carlos Cid el 21/07/2011 a las 19:54:40:
Estimada compañera Blanca: a mí tambien me hubiese gustado encontrar información más actual, pero lo que hay publicado sobre este tema es muy poco. Tu misma puedes reproducir la búsqueda, incluso puedes ampliarla y ver si existe algo más novedoso, metodológicamente bien realizado y sin conflicto de intereses.
Estaremos de acuerdo en que un ensayo para aunar criterios a la hora de desbridar o no una flictena es necesario, pero dada la poca casuistica ¿dónde se podría realizar? y sobre todo ¿cómo se financia?. Si la evidencia actual, aunque sea de 1987, es no desbridar, ¿Crées que habrá alguna empresa interesada en financiar algo de lo que no se va a beneficiar?
Blanca el 30/06/2011 a las 23:07:45:
Consideró que le faltan elementos para la utilización de este artículo en la práctica, me hubiese gustado encontrar información actual e innovadora para la aplicación del tratamiento
M. Carlos Cid el 25/06/2011 a las 08:59:49:
Estimado compañero: El artículo está realizado desde un punto de vista totalmente objetivo. Tu punto de vista, lógicamente, es subjetivo. En las conclusiones del ensayo de Swain, drenar las flictenas produce más dolor y más contaminación de la quemadura, lo que supone más incomodidad para el paciente y más tiempo de cura. Por otra parte, si para que se extienda una lesión por calor hace falta más calor, ¿cómo se puede extender o disminuir una lesión térmica por drenar o dejar intacta la flictena?
Moises Silvera el 24/06/2011 a las 08:37:40:
En mi poca esperiencia simpre he drenado las flictenas por que me permite inciar tratamiento con curaciones con mayor comodidad, los pacientes refieres estar ms tranquilos a ver que se les esta tratando y observo que al drenarlos evito que se extienda mas la lesion

Hay un total de 4 comentarios


INTRODUCIR NUEVO COMENTARIO

Para enviar un comentario, rellene los campos situados debajo. Recuerde que es obligatorio indicar un nombre y un email para enviar su comentario (el email no sera visible en el comentario).

Nombre:
e-mail:
Comentario:

 

| Menú principal | Qué es  Index | Servicios | Agenda | Búsquedas bibliográficas | Campus digital | Investigación cualitativa | Evidencia científica | Hemeroteca Cantárida | Index Solidaridad | Noticias | Librería | quid-INNOVA | Casa de Mágina | Mapa del sitio

FUNDACION INDEX Apartado de correos nº 734 18080 Granada, España - Tel/fax: +34-958-293304