ENTRAR            

 


 

EVIDENTIA: ISSN 1697-638X

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

CARTAS AL DIRECTOR

 

Documentos relacionados

 Ir a Sumario

Documento anterior

Documento siguiente

Enviar correo al autor 

 

 

Identificación Inequívoca: una estrategia para aumentar la seguridad de los pacientes

Mª Gracia González Peña
Enfermera del Hospital Torrecárdenas. Almería, España

Manuscrito recibido el 15.10.2009
Manuscrito aceptado el 25.2.2010

Evidentia 2010 abr-jun; 7(30)

 

 

 

Cómo citar este documento

González Peña, Mª Gracia. Identificación Inequívoca: una estrategia para aumentar la seguridad de los pacientes. Evidentia. 2010 abr-jun; 7(30). Disponible en: <www.index-f.com/evidentia/n30/ev0430.php> Consultado el

 

 

 

Sr. Director. Las intervenciones dirigidas a promover la atención sanitaria se realizan con el propósito de beneficiar a los pacientes, sin embargo, por desgracia hay ocasiones en las que es inevitable el riesgo de que se produzcan efectos adversos o contratiempos. Los efectos no deseados secundarios a la atención sanitaria representan una causa de elevada morbilidad y mortalidad en todos los sistemas sanitarios desarrollados.

En las organizaciones sanitarias actuales, la identificación de los pacientes comporta riesgos de los que pueden derivarse desde diagnósticos erróneos hasta la realización de pruebas o intervenciones quirúrgicas, o la administración de medicamentos o hemoderivados, a pacientes equivocados.1 La complejidad de la actividad asistencial y la variedad de profesionales que intervienen, unido a la realidad de que en ocasiones coexisten en el tiempo pacientes en el Hospital, incluso en el mismo servicio con nombres y apellidos similares o iguales, hace que sea prácticamente imposible que el paciente sea reconocido personalmente. A lo anterior se suma que también es frecuente la presencia de pacientes con sus facultades mentales mermadas, enfermos con barreras idiomáticas, con problemas de audición o demasiado jóvenes, que hacen difícil su identificación verbal, lo que forman grupos que se califican de susceptibles de aumentar la probabilidad de errores. De ahí, que el objetivo de la identificación inequívoca sea la seguridad en la atención de los pacientes.

Las cifras que se manejan en este sentido, por pocas que sean (en los países desarrollados, se estima que hasta uno de cada 10 pacientes hospitalizados sufren daños que resultan de la atención recibida, y en el mundo en desarrollo la cifra es probablemente mucho mayor),2 son siempre alarmantes, porque se pueden dar casos con consecuencias irreversibles que podrían haber sido evitados. Es incuestionable que los riesgos no pueden ser eliminados en su totalidad, sin embargo sí que es posible reducirlos de forma importante, mediante su identificación y la adopción de las medidas oportunas.

Por ello, las políticas de calidad de los sistemas sanitarios tienen como estrategia prioritaria mejorar la seguridad de los pacientes, propugnando la instauración de métodos que aseguren la identificación inequívoca como una de las acciones clave en las estrategias de mejora de la seguridad como componente crítico de la calidad. En este sentido, la OMS resuelve en mayo de 2007 que la identificación inequívoca de pacientes es un elemento fundamental para que la seguridad de los mismos, en su relación con los servicios sanitarios, tenga el máximo nivel.2 El Ministerio de Salud y Políticas Sociales, dentro de su Plan de Calidad, recoge en la estrategia 8 la mejora de la seguridad de los pacientes atendidos en los centros sanitarios del Sistema Nacional de Salud.3

Las políticas de identificación deben garantizar la identificación de todos los pacientes mediante métodos inequívocos de implantación universal. La forma más habitual de identificación de los pacientes en centros sanitarios es el número de habitación o de cama, el diagnóstico, las características físicas o psicológicas o por el hecho de que respondan a un nombre determinado. De acuerdo con la American Hospital Association4 la identificación verbal no se debería hacer porque los pacientes pueden estar sedados, con pérdida de atención, indiferentes, confusos o simplemente incapaces de responder, tener barreras de lenguaje, idiomáticas, problemas de audición o ser demasiado jóvenes, aspectos todos que pueden aumentar la probabilidad de errores y atentar contra la seguridad en la atención de los pacientes.

Asumiendo que los profesionales sanitarios debieran acercarse cada día a los pacientes como si se tratara de la primera vez, un primer paso sería la correcta identificación de los pacientes. A los profesionales nos compete confirmar la identidad del paciente, mediante los documentos apropiados, siempre que se realice un procedimiento diagnóstico o terapéutico que suponga riesgos para él. Para ello, desde distintos Servicios Autonómicos de Salud, se han establecido estrategias de mejora de Identificación de Pacientes a través de brazaletes identificativos.5-7 Si bien ésta se trata de una práctica habitual en los recién nacidos, se ha hecho preciso extenderla al resto de unidades de hospitalización y urgencias, de tal manera que los profesionales sanitarios puedan conocer la identidad de cada paciente en todo momento y asegurarse, antes de iniciar cualquier procedimiento diagnóstico o terapéutico, tanto si la situación conlleva o no riesgo potencial para el paciente. De esta manera se permite a los profesionales conocer en todo momento la identidad del paciente al que se presta una atención sanitaria, dando al personal sanitario la seguridad de que se prestan los cuidados al paciente correcto. Por otra parte, se cree que su uso puede disminuir alrededor de un 50% los errores asociados a la inadecuada identificación de los pacientes.8

El uso de un brazalete identificativo con todos sus datos es una práctica cada vez más habitual en los grandes hospitales del territorio nacional e internacional y tiene como objetivo incrementar la seguridad en la atención de los pacientes y, por tanto, se concibe como una mejora en la calidad y seguridad del servicio que se presta. En dicho brazalete se recoge el nombre y apellidos del paciente, el número de su tarjeta sanitaria, el número de proceso asistencial, etc. El brazalete, que el enfermo deberá llevar hasta ser dado de alta, estará compuesto por un material resistente a roturas, al agua y no se borra su contenido.

Sin embargo, no es éste el único sistema efectivo para la identificación de los pacientes, otros métodos que pueden utilizarse son la identificación por radiofrecuencia y los métodos biométricos: huellas digitales, geometría de la mano, termografía, análisis del iris, análisis de la retina, venas del dorso de la mano, reconocimiento facial, patrón de voz, firma manuscrita, dinámica de tecleo, cadencia del paso, análisis gestual, etc.9

Por lo anteriormente expuesto, considero que deberían desarrollarse e implantarse una serie de medidas para asegurar la identificación inequívoca de pacientes. Estas medidas deberían implantarse en pacientes atendidos en las unidades de urgencias, en pacientes ingresados, y en aquellos pacientes sometidos a algún procedimiento quirúrgico. Así mismo, deberán implantarse en todos aquellos centros hospitalarios en los que estas medidas aún no se están llevando a cabo. Todo ello, como parte de las distintas iniciativas dirigidas a garantizar que la seguridad del paciente se sitúe en el centro de las políticas sanitarias como uno de los elementos inherentes a la calidad y a su mejora; encaminadas a procurar el acceso a una atención sanitaria segura, no ya como un hecho deseable sino como un derecho básico de los ciudadanos y ciudadanas.
 

Bibliografía

1. Morís de Tassa J, Fernández de la Mota E, Aibar-Remón C, Castan S, Ferrer JM. Identificación inequívoca de pacientes ingresados en hospitales del Sistema Nacional de Salud. Med Clínica. 2008; 131: 72-78.
2. World Health Organization. Patient Identification [documento en línea]. Ginebra. 2007. En: http://www.jcipatientsafety.org/fpdf/presskit/PS-Solution2.pdf [consultado el 18 de julio de 2009].
3. Ministerio de Salud y Política Social [sede Web].Plan de Calidad del Sistema Nacional de Salud. Madrid. 2007. En:
http://www.msps.es/.../sns/planCalidadSNS/home.htm [consultado el 17 de julio de 2009].
4. American Hospital Association. Quality management. Chicago. 1992. Managment Advisory Catalog Nº 049735.
5. Junta de Andalucía. Consejería de Salud. Sevilla. [sede Web]. 2006. Estrategia para la Seguridad del Paciente. En:
http://www.csalud.juntaandalucia.es/contenidos/profesionales/procesos/PlandeSeguridadparaCD.pdf [consultado el 20 de julio de 2009].
6. Junta de Extremadura. Consejería de sanidad y Dependencia. Identificación de Pacientes [documento en línea]. Plasencia. 2005. En: http://www.areasaludplasencia.es/3/35/pdf/130/identificacion_de_pacientes.pdf [consultado el 21 de julio de 2009].
7. Dirección General de Calidad y Atención Sanitaria. Agencia Valenciana de Salud. Hospital General Universitario de Alicante. Identificación Inequívoca de Pacientes [texto en línea]. Alicante. En:
http://www.dep19.san.gva.es/intranet/servicios/Enfermeria/ficheros/manualpulseras.pdf?u= [consultado el 20 de julio de 2009].
8. Centro de Investigación para la seguridad clínica de pacientes. Alerta Nº 1: Inadecuada Identificación de Pacientes. Alerta de Seguridad en Atención Sanitaria [texto en línea]. 2006. En:
http://www.aeds.org/faq/Alerta1_Identificacionpacientes.pdf [consultado el 21 de julio de 2009].
9. Mendirola H F. Métodos Biométricos para la Identificación de pacientes. [texto en línea]. 2005. En: http://www.biocom.com [consultado el 21 de julio de 2009].

Principio de pgina 

error on connection