ENTRAR            

 


 

.

 

 

 

EDITORIAL

Documentos relacionados

Ir a sumario

 

Enviar correo al autor

 

Seguridad y Práctica Clínica

Evidencias y Seguridad. Cura te ipsum

Alberto Gálvez  Toro1, Angel Alfredo Martínez Ques2.
1Director de Evidentia. 2Director de Ética de los Cuidados.

Evidentia 2008 mar-abr; 5(20)

Cómo citar este documento
Gálvez  Toro A, Martínez Ques AA. Evidencias y Seguridad. Cura te ipsum. Evidentia. 2008 mar-abr; 5(20). Disponible en: <www.index-f.com/evidentia/n20/445articulo.php> [ISSN: 1697-638X]. Consultado el


    Existe en la práctica clínica una creciente preocupación y ocupación de las agendas de los sistemas sanitarios por la seguridad del paciente. Y no es para menos observando la proliferación de estudios cuantificando el considerable número de seres humanos víctimas de un sistema sanitario concebido para curar y no dañar. El avance de las tecnologías ha supuesto un enorme incremento de la salud de la población pero esto también ha traído sus riesgos. La llamada de atención se debe a que muchos de esos daños que se producen por la asistencia son prevenibles. En cierto modo, es como si dos grandes presupuestos éticos y deontológicos que rigen el buen quehacer profesional hubieran caído en desuso, por el empuje de la tecnología mas avanzada. El primer principio básico que se incumple cuando falla la seguridad  es el de “ante todo no dañar” (Primun non nocere en términos latinos). La prevención del daño opera como un requisito básico. La convivencia con riesgos inherentes al sistema obliga a permanecer alerta y no dar por supuesto muchos de los eventos que hubieran sido prevenibles. Otro presupuesto vendría a ser algo como “Cuídate a ti mismo” (Cura te ipsum). Aunque este último, extraído de un mandato bíblico, tiene distintas interpretaciones, como ha señalado Diego Gracia1, en el área de las profesiones de cuidado, reflejaría la necesidad de crear las condiciones adecuadas para el desempeño profesional. El cuidado requiere de unos condicionantes que han de cumplirse para realizar una actividad segura.

    Estas prescripciones impulsan a los profesionales de la salud a considerar el efecto que produce cualquier intervención al paciente, evitando causarle un daño innecesario y la necesidad de cuidar el escenario donde se realiza la asistencia, empezando por nosotros mismos, antes de tratar a los pacientes. Trasladado lo dicho a las organizaciones sanitarias, significa que debe garantizarse una asistencia segura y por supuesto, un entorno seguro. Siguiendo este argumento, las organizaciones  procuraran una adecuación de los recursos, tanto materiales como humanos, que permita una asistencia en perfectas condiciones, a lo que cabe añadir siempre con el menor riesgo posible. Las tres viejas máximas de la gestión eficacia, efectividad y eficiencia, han de complementarse con el adjetivo seguro. Y la seguridad reporta la dimensión intrínseca de la práctica basada en evidencias. O lo que es lo mismo, la garantía de seguridad viene marcada por el desarrollo de las evidencias científicas.

    En un anterior editorial de Evidentia, de Castro2 mostraba el impulso que ha supuesto en este tema la Alianza Mundial para la Seguridad del Paciente, una iniciativa de la Organización Mundial de la Salud, respaldada por las instituciones con responsabilidad en la asistencia sanitaria de numerosos países, como no podía ser de otro modo. Lo que era una epidemia silente ha irrumpido con fuerza haciéndose visible fruto de los esfuerzos y estudios realizados. En este sentido, nuestro equipo editorial, viene desde hace años ocupándose especialmente de la seguridad del paciente en la práctica clínica, bien sea desde la línea editorial3,4, bien a través de la divulgación de prácticas seguras concretas5-7.

    Siendo como es la seguridad un eje central de la práctica clínica, es lógico dar un paso más allá que lleve el problema de nosotros a todos. Esto es lo que ha llevado al Observatorio EBE a convocar una reunión monográfica sobre la Seguridad del Paciente y Prácticas Seguras (/). Hay muchos retos pendientes y los profesionales de los cuidados deben definir su aportación concreta, analizar la práctica desde la óptica de la seguridad y proponer estrategias destinadas a mejorarla. La conexión entre Evidencia y Seguridad es obvia, pero es preciso explicitarla.

    En la práctica basada en evidencias hay un axioma básico que es bien conocido: lo que tú no sabes o desconoces lo sabe otro. Por eso es tan importante la búsqueda de evidencias como proceso de intercambio de conocimiento que el clínico o la institución adaptan localmente. De Castro2, dentro del contexto de la Alianza,  expresa esta idea de la siguiente forma: "La alianza mundial proveería de un entorno de colaboración en el que nuevas iniciativas que pudieran surgir pudieran llevarse a cabo convirtiéndose en un vehículo para el intercambio de conocimientos  y recursos para mejorar la efectividad. Así las soluciones identificadas y evaluadas por uno o dos miembros pueden ser adaptadas para una implementación global y multicultural". Si el fondo del que nace la práctica basada en evidencias es la de la solidaridad del conocimiento o del intercambio, vislumbramos un remedio que haga posible el “cuidarse a sí mismo”: la adecuación y actualización de conocimientos.

    Por otra parte, el intercambio de conocimiento es, en sí mismo, una estrategia gracias a la cual lo local, cuando es válido, efectivo y seguro, debe ser comunicado y transferido con el fin de que pueda implementarse en otros contextos locales. La importancia del contexto local queda manifiesta en el concepto de práctica basada en evidencias que viene a ser una perfecta amalgama de  experiencia clínica, resultados de investigación, preferencias de los pacientes y recursos disponibles. Estos dos últimos criterios son los que refuerzan la idea de la importancia de lo local.  Dice Bonfill8 que no sólo hay que hablar de evidencias científicas sino también de valores, identificando aquellos elementos que determinan que el buen funcionamiento de un sistema. Y coincidiendo con este autor, detrás de los sistemas están siempre los individuos. Los individuos, los profesionales deben ser conscientes del problema de la seguridad ya que afecta a las vidas de muchos seres humanos. Con la inacción, estaríamos permitiendo que el daño ocurra. Por esa razón y en otro editorial hacíamos una llamada a adoptar un papel proactivo9. Pero no sólo ha de recaer la responsabilidad en los profesionales. Son las organizaciones las que deben velar y promover la  toma de decisiones fundamentadas en evidencias. De ahí que estemos atentos a las decisiones locales que permitan las mejores prácticas seguras. Con la diseminación de ese conocimiento y la implementación de las mejores prácticas, estaremos ejerciendo el activismo necesario: Cura te ipsum.

    Puede pensarse que la inseguridad es únicamente un tema de mala práctica o de responsabilidad individual. Antes al contrario, es una responsabilidad colectiva donde lo que falla es el sistema. Fernández Pereira10, que ha estudiado en profundidad el tema de la Seguridad humana, ha señalado la profunda relación entre la salud y la seguridad. Y siendo como es una responsabilidad social, cuando el sistema no provee de los mecanismos correctores, se ven vulnerados los derechos más básicos. Es hora pues, de pasar de las palabras a los hechos, de la teoría a la práctica, de mirar a otro lado para asumir un compromiso por los pacientes.

    Nunca perdamos pues, el horizonte del siglo XXI, configurado como aldea global, lo que da protagonismo al sustantivo del concepto, la aldea, que es lo local. En este momento esa aldea puede trascenderse, hacerse global. Sólo hace falta que esa aldea local aporte un valor añadido a lo global. La pregunta es: ¿Qué aportación podemos hacer las disciplinas de los cuidados, desde lo local, a la práctica segura? ¿Qué dimensiones de la seguridad son las que se sitúan en el marco de las competencias de los profesionales de los cuidados? Estas y otras preguntas son las que dan forma y sentido a la V Reunión Internacional de Enfermería Basada en la Evidencia.

    Si reforzamos la importancia de lo local con respecto a la salud, cobra mayor significado lo que pueden aportar las disciplinas de cuidados de cada área geográfica y geopolítica. Es dar sentido a la globalidad (el conocimiento) desde y para lo local (la aldea sanitaria). Por consiguiente, es del todo acertado que nos hagamos las preguntas que se citan más arriba y, sin dilación, que el conjunto tome la decisión de compartir sus experiencias para trascender y dar la posibilidad de que “mis soluciones” válidas y seguras, puedan ser utilizadas en otros contextos. No podemos permanecer impasibles por más tiempo. Sobretodo una vez ha quedado demostrada más allá de toda duda razonable que la aplicación de evidencias salva vidas. Y la campaña salvar cien mil vidas “100 k lives” es prueba de ello9. A partir del éxito obtenido por la campaña salvar 100.000 Vidas, el Institute for Healthcare Improvement (IHI: http://www.ihi.org) ha lanzado una nueva campaña, Protecting 5 Million Lives From Harm (Cómo proteger de sufrir daños a cinco millones de vidas). Cinco millones de vidas es una cantidad significante como para considerarla. Debemos conocer los escenarios en los que hay que aplicar las evidencias, en condiciones normales y reales, que son las de la práctica clínica. Necesitamos saber más acerca del cuidador, del profesional sanitario que ha de aplicarlas (qué es lo que hace que un profesional tome conciencia del problema de la seguridad, y le pone remedio). Y cuáles son las necesidades personales y materiales y con qué recursos cuenta para hacer frente a las decisiones. Las evidencias salvan vidas, conocerlas y hacer uso de ellas salvan al cuidador: Cura te ipsum.

    Las cuestiones son claras: hay que analizar la situación actual, hay que reflexionar sobre la aportación que podemos hacer, hay que aportar evidencias locales y seguras, hay que apoyar un fondo de intercambio dinámico, hay que asegurar que el conocimiento ya no es algo estanco. La Seguridad es un reto. La génesis y la utilización de evidencias lo es también. Y conjugar Evidencias y Seguridad una necesidad ineludible. Queda mucho que hacer, y por conocer. Estamos dispuestos afrontarlo.

Bibliografía

1. Gracia Guillén D. Medice Cura te ipsum. Sobre la salud física y mental de los profesionales  sanitarios. Anales de la Real Academia de Medicina. 2004.Tomo CXXI. Cuaderno Primero. Pág. 17. En:  http://80.33.188.46/pbcnes/anales/2004-01.pdf [Consultado el 29 de febrero de 2008].

2. de Castro Peraza ME. Primum non nocere. La Alianza Mundial para la Seguridad del Paciente. Evidentia. 2008 ene-feb. Año 5(19). En: http://www.index-f.com/evidentia/n19/412articulo.php [Consultado el 29 de febrero de 2008].

3. Martínez Ques AA. ¿Quién se ocupa de la seguridad de los pacientes?. Evidentia. 2007 ene-feb. Año 4(13). En: http://www.index-f.com/evidentia/n13/304articulo.php [Consultado el 29 de febrero de 2008].

4. Martínez Ques AA, Fernández Romero F. Fallo de rescate: la línea que traspasa el factor humano. Evidentia. 2006 jul-ago. Año 3(10). En: /evidentia/n10/230articulo.php [Consultado el 29 de febrero de 2008].

5. Mesa Melgarejo L. La enfermera es la primera línea de defensa en la seguridad del paciente [Rothschild J, Hurley Ann C, Landrigan Christopher P, Cronin John W, Martell-Waldrop Kristina, Foskett Cathy, Burdick Elisabeth, Czeisler Charles, Bates David W. Recovery from medical errors: the critical care nursing safety net. The joint comision Journal of quality and patient safety. 2006, 32(2): 63-72.]. Evidentia. 2007; Año 4(18). En: http://www.index-f.com/evidentia/n18/391articulo.php [Consultado el 29 de febrero de 2008].

6. Morales Asencio JM; Morilla Herrera JC; Martín Santos FJ. ¿Gestión de riesgos o el riesgo de una mala gestión? La variabilidad en la ratio enfermera-paciente también influye en los resultados de hospitales europeos [Rafferty AM, Clarke SP, Coles J, Ball J, James P, McKee M, Aiken LH. Outcomes of variation in hospital nurse staffing in English hospitals: Cross-sectional analysis of survey data and discharge records. Int J Nurs Stud. 2007;44(2):175-82.]. Evidentia. 2007 jul-ago. Año 4(16). En: http://www.index-f.com/evidentia/n16/346articulo.php [Consultado el 29 de febrero de 2008].

7. Arroyo Rodríguez A. Seguridad del rotulado sobre envases plásticos de suero o medicación para su perfusión endovenosa [Arroyo Rodríguez A.¿Es segura la escritura con rotulador sobre los envases de plástico que contienen suero o medicación para su perfusión endovenosa?. Evidentia 2006 nov-dic; 3(12). En: http://www.index-f.com/evidentia/n12/278articulo.php]. Evidentia. 2007 jul-ago. Año 4(16). En: /evidentia/n16/365articulo.php [Consultado el 29 de febrero de 2008].

8. Bonfill Cosp X. Asistencia Sanitaria Basada en la Evidencia: algunas propuestas para los partidarios de impulsar su formación. Sanidad y Ediciones (SANED). Septiembre 2000. Madrid.

9. Martínez Ques AA. Enfermería basada en la Evidencia: un activismo plausible para hacer frente a la ignorancia. Evidentia 2005 mayo-agosto; 2(5). En: http://www.index-f.com/evidentia/n5/122articulo.php [Consultado el 29 de febrero de 2008].

10. Fernández Pereira JP. Seguridad Humana. [tesis doctoral]. Universidad Autónoma de Barcelona. 2005

 

Documentos relacionados [Cuiden Evidencia] [Cuidenplus] [Scielo España][Cantarida]

-de Castro Peraza, M Elisa. Primum non nocere. La Alianza Mundial para la Seguridad del Paciente. Evidentia. 2008 ene-feb. Año 5(19). Revisión, artículo. [Enlace]

-Mesa Melgarejo, Lorena. La enfermera es la primera línea de defensa en la seguridad del paciente [Rothschild J, Hurley Ann C, Landrigan Christopher P, Cronin John W, Martell-Waldrop Kristina, Foskett Cathy, Burdick Elisabeth, Czeisler Charles, Bates David W. Recovery from medical errors: the critical care nursing safety net. The joint comision Journal of quality and patient safety. 2006, 32(2): 63-72.]. Evidentia. 2007 nov-dic. Año 4(18). Revisión crítica de un estudio. [Enlace]

-Arroyo Rodríguez, Almudena. Seguridad del rotulado sobre envases plásticos de suero o medicación para su perfusión endovenosa [Arroyo Rodríguez A.¿Es segura la escritura con rotulador sobre los envases de plástico que contienen suero o medicación para su perfusión endovenosa?. Evidentia 2006 nov-dic; 3(12). En: http://www.index-f.com/evidentia/n12/278articulo.php]. Evidentia. 2007 jul-ago. Año 4(16). Revisión crítica de un estudio. [Enlace]

-Morales Asencio, JM; Morilla Herrera, JC; Martín Santos, FJ. ¿Gestión de riesgos o el riesgo de una mala gestión? La variabilidad en la ratio enfermera-paciente también influye en los resultados de hospitales europeos [Rafferty AM, Clarke SP, Coles J, Ball J, James P, McKee M, Aiken LH. Outcomes of variation in hospital nurse staffing in English hospitals: Cross-sectional analysis of survey data and discharge records. Int J Nurs Stud. 2007;44(2):175-82.]. Evidentia. 2007 jul-ago. Año 4(16). Revisión crítica de un estudio. [Enlace]

-Martínez Ques, Angel Alfredo. ¿Quién se ocupa de la seguridad de los pacientes?. Evidentia. 2007 ene-feb. Año 4(13). Editorial. [Enlace]

-Bordajandi Quirante, Lourdes; Morales Romero, Antonio; Moreno Morcillo, Juan Manuel. Gestión de riesgo en la dispensación: Servicio de Farmacia. Enferm Docente -Esp-. 2007 ene-abr. (86):13-19. Revisión, artículo. [Enlace]

-Pérez Hernández, Rosa Mª; Gala Fernández, Bienvenida; López Alonso, Sergio R; Reina Jiménez, Manuela; Rodríguez Gómez, Susana; Lacida Baro, Manuela. CUIDARTE: una estrategia para los cuidados en la Andalucía del siglo XXI. Biblioteca Lascasas. 2007. 3(4). Guías y programas. [Enlace]

-McGraw, Caroline. [Gestión de la medicación para ancianos que viven en su domicilio: implicación del cuidador y seguridad domiciliaria del paciente] Medication management for older people living at home: home carer involvement and patient safety. Rev Paraninfo Digital. 2007. Año 1(2). Póster, resumen. [Enlace]

-Lacida Baro, Manuela; Rodríguez Gómez, Susana; López Alonso, Sergio R; Caballero Algarín, Mª del Mar; Huizing, Evelyn; García Aguilar, Rocío A; Pérez Hernández, Rosa Mª. Cuaderno para la continuidad de cuidados. Biblioteca Lascasas. 2007. 3(2). Literatura gris. [Enlace]

-Hernández Cruz, Ana Rosa; Mendoza Romero, Evelia; Cabrera Ponce, Florencia; Ortega Vargas, Carolina. Eventos adversos en el cuidado de enfermería. Rev Mex Enferm Cardiológica. 2006 may-ago. 14(2):70-74. Original, artículo. [Enlace]

-Arroyo de Cordero, Graciela; Victoria Ochoa, Rebeca. Recomendaciones específicas para enfermería relacionadas con la prevención de caída de pacientes durante la hospitalización. Desarrollo Científ Enferm -Méx-. 2006 may. 14(4):145-150. Original, artículo. [Enlace]


Inicio | Qué es  Index | Servicios | Búsquedas bibliográficas  | Campus Findex | Investigación cualitativa | Evidencia científica | Hemeroteca Cantárida | Index Solidaridad | Noticias  | Librería | Casa de MáginaInvescom | Estudios Documentales  | Forestoma

FUNDACION INDEX Apartado de correos nº 734 18080 Granada, España - Tel/fax: +34-958-293304