Inicio Index

Enviar correo

Inicio Revista

Hemeroteca Cantárida

ISSN: 1988-7973

TEMPERAMENTVM ISSN 169-6011

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

CARTAS AL DIRECTOR

 Documentos relacionados

Clic on author to see biography summary 

 Ir a Sumario

Documento anterior

Documento siguiente

Enviar correo al autor 

 

 

La enfermera y la muerte digna: habitación hospitalaria individual

María José Montoya Vergel1
1
Enfermera, Master en Ciencias de la Enfermería por la Universidad de Almería. Servicio de Atención a la Ciudadanía. Hospital Torrecárdenas, Almería, España

Correspondencia: Hospital Torrecárdenas. Paraje Torrecárdenas s/n, 04009 Almería, España

Etica de los Cuidados 2010 ene-jun; 3(5)

 

 

 

Cómo citar este documento

Montoya Vergel, María José. La enfermera y la muerte digna: habitación hospitalaria individual. Etica de los Cuidados. 2010 ene-jun; 3(5). Disponible en </eticuidado/n5/et7215.php> Consultado el

 

 

 

Sr. Director. La atención sanitaria a los pacientes en situación terminal y a sus familiares, constituye un problema que adquiere cada día una mayor importancia para el sistema sanitario y para la sociedad, en su conjunto. El progresivo aumento de la población y de su expectativa de vida, unido a los avances científico-técnicos, está generando un incremento de morbimortalidad por cáncer y otras patologías en los últimos años de la vida. La respuesta a esta realidad, se ve agravada por los cambios en la disponibilidad de personas cuidadoras informales, atribuible a modificaciones en los patrones sociodemográficos (disminución progresiva de familiares en las siguientes generaciones, incorporación de la mujer a la vida laboral, entre otras), y por la insuficiente y poco homogénea oferta de cuidadores formales por parte de las instituciones. Todo ello, se manifiesta en la esfera individual, por el sufrimiento y la alta demanda asistencial que acompaña a muchas personas en su etapa terminal.1

El movimiento de los Cuidados Paliativos se inició en el Reino Unido durante los años 70 y se extendió a nivel internacional. En esta época, fue Cecily Saunders la primera en orientar su trabajo profesional hacia la búsqueda de soluciones específicas para los requerimientos de los pacientes con enfermedad en situación terminal, lo que dio origen a la filosofía y principios de los que hoy se conoce como Cuidados Paliativos, así en Andalucía se crea "El Plan Andaluz de Cuidados Paliativos 2008-2010"1 que nace con el objetivo de proporcionar una atención integral que de una respuesta adecuada a las necesidades de diversa índole, físicas, emocionales, sociales y espirituales que presentan las personas que se hallan en una situación terminal, así como a sus familiares, procurándoles el máximo grado de bienestar y calidad de vida posibles, siempre dentro del respeto a la dignidad y voluntad personal en el que es su último periodo vital.1 El Consejo de Gobierno ha aprobado el Proyecto de Ley de Derechos y Garantías de la Dignidad de las Personas en el Proceso de la Muerte.2 Los principios básicos que inspiran esta Ley son: El respeto a la plena dignidad de la persona en el proceso de la muerte. La promoción de la libertad, autonomía y voluntad de la persona, de acuerdo con sus deseos, preferencias o valores, así como la preservación de su intimidad y confidencialidad. La garantía de que el rechazo de un tratamiento por voluntad de la persona, o la interrupción del mismo, no suponga menoscabo de una atención sanitaria integral y a la plena dignidad en el proceso de su muerte.2

El proceso que conduce a la muerte es único e irrepetible y la forma cómo se viva depende de la calidad de los cuidados proporcionados. El cáncer constituye un motivo frecuente del paso a este proceso y los esfuerzos tendentes a apoyarlo se concretan a través de programas de alivio del dolor y cuidados paliativos, cuyo objetivo principal es mejorar la calidad de vida de los pacientes mientras se viva con una amenaza de muerte. La calidad del morir se puede definir como el grado en el cual las preferencias de una persona para morir en el momento de su muerte concuerdan con las observaciones de como realmente murió la persona, según lo informan los demás. Esto motivó la exploración teórica y empírica de la calidad del morir en la persona con cáncer, a fin de promover el conocimiento y profundización en un tema que forma parte ineludible del tipo de cuidado que deben entregar los equipos de salud que trabajan en el área. Todos ellos, incluso quienes han aceptado este paso natural en la vida, requieren ser acompañados por los integrantes del equipo de salud que han compartido junto a ellos esta etapa del fin de la vida. El cáncer es una de las causas de muerte que es vivida a través de un difícil proceso y entender esto por el equipo de salud permitirá no eludir la gran responsabilidad de ayudar a las personas a morir con calidad. Ayudar por un lado a hacer que las personas y sus familias conozcan su realidad para poder afrontarla, para que por otro lado los miedos y ansiedades que pudieran generarse, puedan compartirlos con el equipo, les ayudará a elaborar la pérdida. Enfermería como disciplina responsable de proveer el cuidado de salud y por su formación humanística, debiera entregar la asistencia necesaria a la persona y familia que atraviesa por esta etapa final de la vida. Tiene el desafío de gestionar una atención de calidad, lo cual trae consigo la necesidad de incrementar su preparación en el área y generar un mayor número de evidencia en la misma, que propenda a una mejor calidad del morir en la persona con cáncer.3

Actualmente se está utilizando mucho la expresión muerte digna, lo que para muchas personas significa tener la posibilidad de elegir el momento de la muerte, sobre todo, para los partidarios de la eutanasia. La enfermedad y la muerte son parte de la vida, siempre llega el momento en que el proceso es definitivo y donde los cuidados paliativos son los protagonistas. Ahora vivimos en la sociedad de la competencia, de la belleza, el placer, la inmediatez; no tenemos tiempo para el cuidado y rechazamos lo que nos desagrada. Ya no convivimos con la enfermedad y la muerte y las hemos arrinconado en el hospital. Por ello la enfermera debe estar formada en el manejo de emociones y técnicas comunicativas que permitan un diálogo fluido entre paciente, cuidador principal, familia y profesional. Esta cuestión debe ser primordial junto al mantenimiento de un entorno adecuado, preferiblemente el domicilio. Pero si no es posible, la habitación y el propio hospital deben estar acondicionados para ellos.4

En el Complejo Hospitalario Torrecárdenas, nos encargamos de proporcionar tanto a los pacientes como a sus familiares la posibilidad en el caso de que exista indicación de ingreso hospitalario en Unidad de Cuidados Paliativos una habitación individual, acondicionada para ellos y sus familiares, el paciente dispondrá de un ambiente tranquilo, y rodeado de los suyos, al igual la familia podrá estar junto a su ser querido, asegurando una muerte digna y en la intimidad de la familia. Desde nuestro Servicio favoreceremos la asignación y la gestión de las habitaciones individuales.

Ayudar a bien morir, es una experiencia que nos permite vernos en el espejo de la muerte del otro, tomar conciencia de nuestra finitud y asumir que tanto la vida como la muerte, son un todo único donde el momento de morir se convierte en un espejo donde queda reflejado todo el sentido de la vida.5

Bibliografía

1. Plan Andaluz de Cuidados Paliativos, 2008-2012. Sevilla: Consejería de Salud. [2007]. Disponible en: http://www.csalud.junta-andalucia.es/salud/export/sites/csalud/galerias/documentos/c_1_c_6_planes_estrategias/plan_cuidados_paliativos/Plan_Cuidados_Paliativos.pdf [Consultado el 29 de julio de 2009].
2. Proyecto de Ley de Derechos y Garantías de la Dignidad de la Persona en el Proceso de la Muerte, 9 de Junio de 2009. Disponible en: http://www.eutanasia.ws/noticiasweb/20090609%20ley%20digna%20andalucia.pdf [Consultado el 28 de julio de 2009].
3. Espinoza V., Maritza; Sanhueza A., Olivia. Contribuir a la calidad del morir en el cáncer. Cienc. enferm. [revista en la Internet]. 2007 Dic; 13(2): 17-23. DOI: 10.4067/S0717-95532007000200003. Disponible en: http://www.scielo.cl/scielo.php?script=sci_arttext&pid=S0717-95532007000200003&lng=es [Consultado el 27 de octubre de 2009].
4. Jorge Samitier, Pablo; Kolly Lerín, Estefanía. Cuidados paliativos enfermeros. Integrar persona, familia y profesional. Rev Paraninfo Digital, 2007; 2. Disponible en: /para/n2/177.php [Consultado el 29 de julio de 2009].
5. Suárez Soler, Sebastián; Puertas de García, Milagro. Cuidados paliativos: calidad de vida en el final de la vida hacia una muerte con dignidad. Ética de los Cuidados. 2008 jul-dic; 1(2). Disponible en: /eticuidado/n2/et6727.php [Consultado el 24 de julio de 2009].

Principio de página 

Comentarios

DEJA TU COMENTARIO     VER 0 COMENTARIOS

Normas y uso de comentarios


Hay un total de 0 comentarios


INTRODUCIR NUEVO COMENTARIO

Para enviar un comentario, rellene los campos situados debajo. Recuerde que es obligatorio indicar un nombre y un email para enviar su comentario (el email no sera visible en el comentario).

Nombre:
e-mail:
Comentario:

 

| Menú principal | Qué es  Index | Servicios | Agenda | Búsquedas bibliográficas | Campus digital | Investigación cualitativa | Evidencia científica | Hemeroteca Cantárida | Index Solidaridad | Noticias | Librería | quid-INNOVA | Casa de Mágina | Mapa del sitio

FUNDACION INDEX Apartado de correos nº 734 18080 Granada, España - Tel/fax: +34-958-293304