ENTRAR            

 


 

TEMPERAMENTVM ISSN 169-6011

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

CARTAS AL DIRECTOR

 

 

 Documentos relacionados

 Ir a Sumario

Documento anterior

Documento siguiente

Enviar correo al autor 

 

 

¿Tiene sentido que ingresen los pacientes en un hospital solamente para morir?

Mª Gracia González Peña
Enfermera del Servicio de Atención al Ciudadano. Hospital Torrecárdenas, Almería, España

Correspondencia: c/ Enrique Granados 17, 04720, Almería, España

Manuscrito aceptado el 1.12.2008

Etica de los Cuidados 2008 jul-dic; 1(2)

 

 

 

Cómo citar este documento

González Peña, Mª Gracia. ¿Tiene sentido que ingresen los pacientes en un hospital solamente para morir? Etica de los Cuidados. 2008 jul-dic;1(2). Disponible en <http://www.index-f.com/eticuidado/n2/et6939.php> Consultado el

 

 

 

Sr. Director: Como enfermera del Servicio de Atención al Ciudadano, una de mis funciones es la gestión de camas hospitalarias (gestión de ingresos, altas etc.), pues bien, no transcurre ni un solo día en mi trabajo en el que, desde el servicio de Urgencias, no se me pida que priorice el ingreso de un paciente por el siguiente motivo: "el paciente se está muriendo y queremos que al menos pueda morirse en una habitación acompañado por su familia".

Ésta es una situación para mí incomprensible. Me pregunto diariamente ¿Tiene sentido que ingrese un paciente en un hospital solamente para morir? ¿Qué ha ocurrido en nuestra sociedad para que ocurra todo lo contrario que hace unos años? ¿Es producto este hecho de la medicina defensiva? ¿Es producto, acaso, de la deshumanización del sistema? ¿Es éticamente admisible?

En lo referente a las familias, tampoco entiendo bien ese afán de llevar a los pacientes terminales al hospital para su fallecimiento. ¿Es por falta de información sobre su estado de salud? ¿Es acaso por miedo a afrontar esta situación en el hogar sin un profesional en quien apoyarse? ¿Es por la rutina, por qué lo hace todo el mundo? ¿Es por comodidad, quizá?

Actualmente el 75% de las personas que fallecen lo hacen en un hospital; de esta cifra del 50% al 75% después de un proceso de patología terminal. Muchas de estas muertes se producen en servicios de urgencias y, concretamente, estos pacientes son ingresados poco antes de morir.1

Como se desprende de los datos antes expuestos, desgraciadamente, la disponibilidad de camas en el hospital no siempre permite el ingreso en planta y los pacientes mueren en Observación, o en Urgencias, rodeados solamente del resto de pacientes y del personal sanitario. ¿Es ésta la mejor forma de morir?

Personalmente pienso que no, pero no soy la única. Algunas asociaciones proponen el morir en casa como una alternativa de calidad al hospital que se puede vivir con serenidad y con esperanza. Preconizan la muerte en casa, la muerte íntima, como alternativa de calidad a la muerte hospitalaria o tecnológica, considerada como un fracaso, como una experiencia casi siempre negativa. Para ellos, y también para mí, morir en paz es tan importante como vivir en paz.2

Por otra parte, el miedo y el ocultismo hacia la muerte en la sociedad occidental hacen que cuando se acerca algo natural como es el final de la vida aparezcan sentimientos de angustia y de soledad. El ocultar la verdad a un paciente en la actualidad es bastante habitual. La conspiración de silencio es un hecho entre la familia y el paciente que ve que su vida se le está escapando.3

Sin embargo, cuando familia y enfermo trabajan el proceso de morir, el miedo, la desesperanza y la tristeza por la pérdida, dan paso a la seguridad, tranquilidad, satisfacción, incluso alegría, por la liberación que supone cuidar el enfermo hasta el último minuto según su voluntad, hasta morir en paz, en casa y con dignidad.

Al margen de mi experiencia profesional, recuerdo cuando mi abuela, hace ya casi treinta años, ingresada por un proceso cancerígeno fulminante y desgraciadamente terminal, cuando se acercaba el fin, su médico recomendó a la familia que nos la lleváramos a casa, puesto que nada más podía hacerse por ella. Ahora esto ya no se concibe. Antes se veía la muerte como un proceso natural y se deseaba que ocurriera rodeado de la familia más cercana. Actualmente, cuando las personas llegan a esta fase final de la vida, la familia, bien por miedo o inseguridad, optan por llevarlos al hospital, pensando que es el lugar más adecuado para pasar los últimos días de vida. No obstante, el hospital es un lugar frío, impersonal, donde predominan las técnicas sobre los cuidados de confort que requiere un paciente con estas características; no hay intimidad, no permite la comunicación familia-paciente. En el hospital, el paciente no puede despedirse de su familia ni pedir sus últimas voluntades, "no hay momento".4

Personalmente me gustaría morir en casa, rodeado de mis seres queridos, con alguien que me estrechara la mano y no rodeada de personas extrañas, con otros enfermos a mí alrededor y haciéndome pasar por un suplicio de técnicas y tratamientos innecesarios y sin sentido.

Bibliografía

1. Vicente Ruiz I, García Gonzáles RF, Gago Fornieles M. Morir en urgencias. Comunicación presentada en el IV Congreso SAECC. Tempus Vitales [En línea]. 2003; 3(3). Disponible en: <http://www.tempusvitalis.com/especial02/03.htm> [Consultado el 20/5/2008].
2. Marín Olalla F. Morir en casa, morir en paz, morir con dignidad. La asociación ENCASA de cuidados paliativos. Index Enferm. 2002; (39): 59-62.
3. Martínez Cruz MB, Calatayud García J. ¿Estamos solos ante la muerte? Cul Cuid. 2005; (18):34-37.
4. Méndez Serrano B, Cuevas Pareja F. ¿Dónde y cómo quiero morir? Index Enferm. 2005; (51):75.

Principio de página 

Pie Doc

 

RECURSOS CUIDEN

 

RECURSOS CIBERINDEX

 

FUNDACION INDEX

 

GRUPOS DE INVESTIGACION

 

CUIDEN
CUIDEN citación

REHIC Revistas incluidas
Como incluir documentos
Glosario de documentos periódicos
Glosario de documentos no periódicos
Certificar producción
 

 

Hemeroteca Cantárida
El Rincón del Investigador
Otras BDB
Campus FINDEX
Florence
Pro-Tesis
Instrúye-T

 

¿Quiénes somos?
RICO Red de Centros Colaboradores
Convenios
Casa de Mágina
MINERVA Jóvenes investigadores
Publicaciones
Consultoría

 

INVESCOM Salud Comunitaria
LIC Laboratorio de Investigación Cualitativa
OEBE Observatorio de Enfermería Basada en la Evidencia
GED Investigación bibliométrica y documental
Grupo Aurora Mas de Investigación en Cuidados e Historia
FORESTOMA Living Lab Enfermería en Estomaterapia
CIBERE Consejo Iberoamericano de Editores de Revistas de Enfermería