ENTRAR            

 


 

Etica de los Cuidados ISSN:1988-7973 2016; 9(17): et10213

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

CARTAS AL DIRECTOR

 

Comentar este articulo

Documentos relacionados

Sumario

Documento anterior

Documento siguiente

Enviar correo-e a autor

 

 

El acompañamiento familiar en Unidades de Hospitalización Breve de Salud Mental

Irene León Vilches
Unidad de Hospitalización Breve de Salud Mental, Hospital Nuestra Señora de la Montaña. Cáceres, España

Manuscrito recibido el 14.12.2015
Manuscrito aceptado el
13.2.2016

Ética de los Cuidados 2016 ene-jun; 9(17)

 

 

 

Cómo citar este documento

León Vilches, Irene. El acompañamiento familiar en Unidades de Hospitalización Breve de Salud Mental. Ética de los Cuidados. 2016 ene-jun; 9(17). Disponible en <http://www.index-f.com/eticuidado/n17/et10213.php> Consultado el

 

 

 

    El ingreso hospitalario produce alteraciones del entorno psicológico-social en el paciente y en su familia, y el hospital como institución parece no estar preparado para satisfacer las nuevas necesidades que se plantean. Aparte de los problemas inherentes a la propia patología, debemos tener en cuenta los procesos comunes a los que se ven sometidos todos los pacientes desde el momento que ingresan en cualquier hospital:

1. La despersonalización, ya que por razones de organización se produce un proceso de estandarización o uniformidad. Al enfermo se le asigna un número, su ropa es reemplazada por un uniforme común, y se le retiran sus objetos personales, lo cual conduce a una pérdida de identidad del sujeto para transformarse en una unidad u objeto de asistencia.
2. La pérdida de intimidad por estar el sujeto disponible para la totalidad del personal sanitario que tiene acceso a su habitación en cualquier momento y dispone de información sobre sus circunstancias.
3. La limitación de la movilidad es manifiesta ya que se marcan unos espacios donde debe permanecer habitualmente en cama y se limitan las zonas donde puede permanecer.
4. Las actividades diarias están firmemente reglamentadas: horarios de aseo, comidas, visitas, el tiempo de descanso, etc.
5. La dependencia al personal de la institución se hace forzosa ya que debe recurrir a él en todo momento en general al personal de enfermería para satisfacer sus necesidades aún cuando su nivel de autonomía sea total.

Por si fuera poco hay que añadir las peculiaridades cuando hablamos de las Unidades de Hospitalización de Salud Mental:

-La Unidad está cerrada con llave impidiendo el acceso o la salida a los usuarios o familiares.
-Muchos de los pacientes ingresan en contra de su voluntad o bien se les tramita el ingreso involuntario durante su estancia con lo que no tienen derecho al alta voluntaria.
-Muchas de las patologías psiquiátricas tienen en común la nula conciencia de enfermedad.
-Se les despoja de cualquier objeto personal que pueda poner en riesgo su salud y las de otros, esto incluye anillos, colgantes, los cordones de los zapatos...
-Existe limitación de actividades como la restricción de visitas y de llamadas (varían según los protocolos de cada Unidad).
-Se realiza vigilancia con cámaras de seguridad con lo que disminuye aún más la intimidad percibida.
-Hay imposibilidad de acogerse al acompañamiento familiar, a menos que su médico lo autorice (lo que ocurre en casos muy excepcionales).
-Posible información deficiente, ya que en muchas ocasiones no se facilitan datos al paciente, no se dan explicaciones necesarias con respecto al tratamiento, plan terapéutico, exploraciones complementarias o las normas de la unidad.

Para conseguir una buena adaptación a esta nueva situación es obvio que el primer paso es conseguir el afrontamiento, el cual es un concepto clave para la teoría e investigación en adaptación y salud, y ocupa un lugar central en la ciencia de enfermería. Se define como el esfuerzo individual que el paciente con problemas de salud realiza para sobrellevar la enfermedad y adaptarse a ella.1

La North American Nursing Diagnosis Association (NANDA) identifica el concepto de afrontamiento inefectivo como un diagnóstico de enfermería y lo define como la incapacidad para llevar a cabo una apreciación válida de los agentes estresantes para elegir adecuadamente las respuestas habituales o para usar los recursos disponibles. La naturaleza dinámica del afrontamiento hace que este cambie dependiendo del tiempo y de la situación en que nos encontremos.2

Las variables que afectan al afrontamiento son:

-La naturaleza de los estresores: como el número de tratamientos, que puede ser alto en este tipo de pacientes, efectos secundarios al mismo o grado de control que por lo anteriormente explicado puede resultar muy bajo.
-La valoración cognitiva: como la incertidumbre o amenaza, que existen además en muchos de estos pacientes inherentemente a su patología como en las que cursan con trastornos del proceso del pensamiento o los trastornos de personalidad.
-La incertidumbre, la incapacidad para determinar el significado de los sucesos relacionados con la enfermedad.
-Los recursos individuales entre ellos conocimientos, valores y creencias, donde la enfermera juega un papel fundamental.
-Los recursos socioculturales que son el apoyo familiar y social.
3

Estas variables pueden verse modificadas gracias a la actuación de los sanitarios sobre el paciente pero teniéndolo en cuenta como un ser bio-psico-social es inevitable pensar en la familia como apoyo básico y cotidiano, debiendo ser parte fundamental durante el ingreso hospitalario para así mejorar el afrontamiento, por ello me pregunto:

¿Por qué en otras Unidades de atención especializada se permite la presencia de un cuidador principal y en Salud Mental no se permiten por defecto? Aunque la autonomía para los autocuidados suele ser total, hay que tener en cuenta que son pacientes por lo general tiene dificultades para encontrar y utilizar respuestas funcionales y adecuadas a sus problemas y situaciones vitales, personas que han perdido el contacto con la realidad y necesitan un hilo de cordura dentro de su desorganización y sobre todo personas con un alto nivel de sufrimiento emocional que se sienten excluidas e incomprendidas por el estigma de las enfermedades mentales.

¿Por qué no utilizar la atención especializada como momento favorable para reforzar los lazos familiares? Ya que la familia es grupo social básico, debe moralmente proporcionar a sus miembros aspectos como seguridad, protección, socialización y compañía. La hospitalización podría ser la oportunidad para fortalecer esos lazos y fomentar la capacidad de resiliencia, esa relación próxima y diaria permitiría a la enfermera referente realizar Educación para la Salud individualizada a los familiares enfocándola tanto al proceso actual como a la preparación de la vuelta a la vida en la comunidad. Los cuidadores y cuidadoras informales son un pilar fundamental para el sostenimiento del sistema sanitario, por ello, trabajar estrechamente con la familia en la continuidad de cuidados es un aspecto clave.4

He separado a los pacientes que me parece podrían beneficiarse del acompañamiento familiar en dos grupos:

Los pacientes con Trastorno Mental Grave ya que son persistentes en el tiempo y generan una importante carga que recae generalmente sobre la familia y específicamente sobre la madre o hermana del paciente, siendo significativamente favorables en el caso de pacientes con alta tasa de ingresos, abandonos de tratamiento y descompensaciones severas con alteraciones conductuales importantes.5

Y aquellos otros que están por primera vez en contacto con la unidad de hospitalización bien porque no hayan requerido atención especializada o bien porque el primer contacto con la Salud Mental es a través de la Unidad de Hospitalización.

Al primer grupo se me hace inevitable pensar el desgaste del cuidador, quizás sería reconfortable para ellos el desahogo con una persona que conozca las peculiaridades de las enfermedades mentales.

-Se podrían explorar los comportamientos familiares y si existe inadaptación acerca de su propio desempeño en la función de atención.
-Actuarían como figura de relación con el mundo exterior.
-Podrían buscar de estrategias de afrontamiento conjuntas, siempre con asesoramiento del personal y previniendo posibles complicaciones psicológicas. De esta forma se atenderá de forma integral a la persona y familia mejorando la calidad asistencial.

Para los pacientes y familiares que conozcan la atención especializada por primera vez debemos fomentar que adopten un rol adaptativo y disminuir la ansiedad y el temor ¿Cómo se logra?

-Dándoles control y aumentando la participación del paciente en su proceso de recuperación.
-Proporcionarles información acerca del funcionamiento del hospital y de su proceso de salud.
-Implicando al personal a desarrollar la escucha activa y fomentando la empatía.

El equipo debe reunirse y valorar el tipo de acompañamiento indicado en cada caso teniendo en cuenta las circunstancias familiares en ese momento: continuo, al ingreso, de ciertas horas al día... Ya que el ingreso resulta para algunas familias un tiempo de respiro, debemos valorar al cuidador o cuidadores y si existe sobrecarga o riesgo de ésta, explorar si puede estar motivada por falta de información sobre el manejo del paciente y así crear grupos que requieran atención intensiva y multiprofesional (psicólogos, trabajadores sociales...), así como la necesidad de otro tipo de apoyos sociales o económicos.

Existen casos en los que el acompañamiento familiar estaría contraindicado:

-Pacientes cuya descompensación haya sido precipitada por problemáticas familiares y/o sociales.
-Incapacidad física o psíquica del cuidador/cuidadores.
-Sobrecarga del cuidador principal manifiesta.

¿Puede darse el caso de hablar de discriminación entre pacientes? Sí, aunque en el caso que nos ocupa estamos ante una distinción formal o permitida, ya que no actúa en detrimento de otras personas, sino en favor de aquellas que puedan beneficiarse de la opción. En caso de que algunos pacientes o familiares se sintieran excluidos, habría que informarles sobre las contraindicaciones que existen en su caso y las indicaciones que explican por qué es conveniente el separar temporalmente al paciente de su entorno familiar.
 

Bibliografía

1. McHaffie HE. Coping: An essential element of Nursing. Journal of Advanced Nursing 1992; 17(8): 993- 940.
2. Herdman TH, Kamitsuru S. NANDA. Diagnósticos enfermeros: definiciones y clasificación 2015-2017. Barcelona: Elsevier; 2015.
3. Vallejo Sánchez B, Pérez García AM. Positividad y afrontamiento en pacientes con trastorno adaptativo. Anal. Psicol. 2015; 31(2): 462-471.
4. Roldán Gloria M, et al. Intervención psicológica grupal, basada en la aceptación y el entrenamiento en comunicación, con familiares de personas con trastorno mental grave. Anal. Psicol. 2015; 31(3): 759-772.
5. Consejería de Sanidad de la Comunidad de Madrid. Plan Estratégico de salud mental 2010-2014.Madrid: Conserjería de Sanidad de Madrid; 2010.

Principio de pgina 

Comentarios

DEJA TU COMENTARIO     VER 0 COMENTARIOS

Normas y uso de comentarios


Hay un total de 0 comentarios


INTRODUCIR NUEVO COMENTARIO

Para enviar un comentario, rellene los campos situados debajo. Recuerde que es obligatorio indicar un nombre y un email para enviar su comentario (el email no sera visible en el comentario).

Nombre:
e-mail:
Comentario:

 
Pie Doc

 

RECURSOS CUIDEN

 

RECURSOS CIBERINDEX

 

FUNDACION INDEX

 

GRUPOS DE INVESTIGACION

 

CUIDEN
CUIDEN citación

REHIC Revistas incluidas
Como incluir documentos
Glosario de documentos periódicos
Glosario de documentos no periódicos
Certificar producción
 

 

Hemeroteca Cantárida
El Rincón del Investigador
Otras BDB
Campus FINDEX
Florence
Pro-AKADEMIA
Instrúye-T

 

¿Quiénes somos?
RICO Red de Centros Colaboradores
Convenios
Casa de Mágina
MINERVA Jóvenes investigadores
Publicaciones
Consultoría

 

INVESCOM Salud Comunitaria
LIC Laboratorio de Investigación Cualitativa
OEBE Observatorio de Enfermería Basada en la Evidencia
GED Investigación bibliométrica y documental
Grupo Aurora Mas de Investigación en Cuidados e Historia
FORESTOMA Living Lab Enfermería en Estomaterapia
CIBERE Consejo Iberoamericano de Editores de Revistas de Enfermería