ENTRAR            

 


 

Etica de los Cuidados 2014; 7-14: et1400

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

RESEÑA BIBLIOGRÁFICA

 

 

 

 Sumario

Documento anterior

 

 

Portada libro

 

Liderazgo Ético, la sabiduría de decidir bien
Alfred Sonnenfeld*
Ediciones Encuentro S.A.
Madrid; 2011. 206 Págs.

Autores del comentario:
José María Rumbo Prieto, Luis Arantón Areosa (Gerencia de Gestión Integrada de Ferrol, A Coruña, España)

Ética de los Cuidados 2014 jul-dic; 7(14)

 

 

 

Cómo citar este documento

Rumbo Prieto, José María; Arantón Areosa, Luis. Liderazgo Ético, la sabiduría de decidir bien, de Alfred Sonnenfeld [comentario de texto]. Ética de los Cuidados. 2014 jul-dic; 7(14). Disponible en <http://www.index-f.com/eticuidado/n14/et1400.php> Consultado el

 

 

 

    Liderazgo Ético, la sabiduría de decidir bien, se publicó en el año 2010 y actualmente ya va por su tercera edición. Es un ensayo que trata de la búsqueda de la excelencia personal a través del trabajo.

El libro**,1 publicado por Ediciones Encuentro, se estructura a través de más de 250 páginas y 11 capítulos que se van desglosando sucesivamente desde el capítulo 2 en un decálogo de 10 "descubrimientos" (como los denomina el autor) o las 10 claves para ser un buen líder. A través de estos "descubrimientos" que nos cita el autor, nos va guiando de la mano hacia el mundo interior y profundo de la excelencia del ser humano al encuentro de la Ética del Liderazgo.

Cada capítulo cuenta con un recapitulario a modo de recordatorio de aquellos puntos más relevantes que el autor quiere significar. Al final del libro también hay un apartado de conclusiones que trata de sintetizar todo el contenido, de una forma magistral, rápida y eficiente.

Una de las maravillas del libro, es que está aderezado con narraciones e historias ambientadas en la Grecia clásica, con proezas de grandes pensadores, de científicos ilustres o de médicos célebres, entre otros personajes, así como de otros hechos de la humanidad.

El prólogo del libro, firmado por Rafael Alvira (Catedrático de Filosofía de la Universidad de Navarra y Director del Instituto Empresa y Humanismo), no está redactado de la forma tradicional; cuando empiezas a leerlo, da la impresión de estar ya, inmerso en uno de los capítulos, prueba de ello, es el contagio del prologuista por hacer uso también, de relatos clásicos helenos. Así, el prólogo se presenta como un relato casi premonitorio de todos los caminos que se van a seguir hasta llegar a la verdadera ética del liderazgo, siendo muy aconsejable el comenzar por éste apartado, como lectura introductoria.

La Introducción del libro ya invita a reflexionar sobre el liderazgo ético, al comparar de forma narrativa un suceso entre Sócrates y su discípulo Platón, para resaltar la importancia de la armonía entre el ser y el actuar; quién lograse ese equilibrio, se dice que tiene Coherencia (término que Aristóteles denominó como Magnanimidad). También se profundiza en las raíces antropológicas del ser humano por encontrar el perfil del buen líder. El buen líder ve, descubre, sabe cómo «hacer salir», para que no permanezcan ocultas, las mejores cualidades de las personas que trabajan con él; sabe detectar las riquezas escondidas, las cualidades, como diamantes en bruto que hay que pulir.

En el capítulo I, se incita al lector, a "ser empresarios de la propia vida". La ética del liderazgo queda definida como: aprender a vivir de modo que mi existencia alcance la plenitud a la que está destinada en su totalidad. Aristóteles la llamó "Eudaimonia" (felicidad o vida lograda). La cual no dependerá de las circunstancias externas, sino de mi modo de ser de cada uno y de las propias aspiraciones o metas en la vida. Se puede dar el caso de que hayamos cosechado muchos éxitos profesionales y sin embargo ser infelices en lo personal por no haber elegido otros caminos en la vida. Por ello, se afirma que El primer requisito del liderazgo: conducirse a sí mismo. Todos tenemos que saber gestionar nuestra vida.

Un verdadero líder, en primer lugar lo debe ser de sí mismo y en segundo lugar, de los demás. Cuando una persona se mueve por medio de su propio interés, pierde la capacidad de discernir entre lo justo y lo injusto y suele ser menos minucioso y precavido con su conducta, poniendo al descubierto y en entredicho uno de los valores más carismáticos del ser humano, como la honradez, lo que hace que esa situación de egoísmo enturbie y sustituya la visión de valores humanos más importantes, por otros más insensibles.

Como ya se comentó al principio, es desde el capítulo II hasta el capítulo XI donde se nos revela los 10 pasos para llegar a ser un verdadero líder ético y moral. Este decálogo es el siguiente:

1. Primer descubrimiento: ¿En quién deposito mi confianza?
2. Segundo descubrimiento: "Conócete a ti mismo"
3. Tercer descubrimiento: "Tengo que ser buena persona"
4. Cuarto descubrimiento: "El bueno es el virtuoso"
5. Quinto descubrimiento: ¡Puedes cambiar, no estamos predeterminados!
6. Sexto descubrimiento: "Entender el para qué de mis actuaciones"
7. Séptimo descubrimiento: "La prudencia perfecciona la capacidad ejecutiva del hombre"
8. Octavo descubrimiento: "El líder tiene espíritu de servicio y, por eso debe servir"
9. Noveno descubrimiento: "El liderazgo requiere aprender amar"
10. Décimo descubrimiento: "La felicidad nace de una ilusión vital"

Podemos asegurar, sin miedo a equivocarnos, que el contenido del libro va estimular la inteligencia emocional del que lo lee, no en vano, su autor aunque teólogo, es uno de los grandes expertos en liderazgo empresarial, comparable al de otros autores célebres de gestión empresarial de la talla de Peter F. Drucker, por ejemplo.

A modo de sinopsis, en el libro encontramos párrafos que nos dicen, que hay que saber que el buen líder, no nace como tal, llega a serlo a través del esfuerzo de sacrificar su egoísmo, cuando nadie le obliga a ello. Esa autoridad se adquiere gracias al autocontrol natural que uno mismo ejerce en su propio carácter y que llega a los demás, sin imponer, siendo reflejo de inspiración para los demás. Un ejemplo típico sería el líder que para conseguir resultados utiliza el poder de coaccionar a las personas con temores y/o castigos, en contraposición al líder con suficiente autoridad para transmitir eficazmente los motivos transcendentes que le avalan y las consecuencias de no realizar bien las cosas, para que sean las propias personas las que se entiendan que deben cambiar su actitud.

De lo anterior, se observa que el elemento catalizador más importante que da autoridad a un líder es la honestidad, cualidad que permite al buen líder no adherirse a conductas incoherentes tales como: desconfianza, murmuraciones, difamaciones o traiciones. La honestidad nos motiva para ayudar a las personas no sólo a que desarrollen todo su potencial profesional, sino también, a que asuman sus responsabilidades y sepan trabajar en equipo. La confianza es otro de los requisitos importantes para decidir sabiamente. Todo buen líder debe inspirar confianza, precisamente por llevar una vida coherente y acorde a unos principios éticos y morales.

Esta tarea de reconocerse y auto-conocerse a sí mismo, constituye un reto constante y requiere capacidad de crítica hacia nosotros mismos, para vernos tal y como somos. Se cita que nuestra debilidad a la hora de actuar, se debe a tres fuentes de seducciones: la económica, las tendencias hedonistas y placenteras (publicidad), y el poder. Por eso hemos de ser sinceros con nosotros mismos y tratar de encontrar nuestras referencias internas, aquellas con las que nos identifiquemos.

Para ser un verdadero líder, no basta con sólo ser un gran estratega, o que todas la acciones sean correctas; hay que ser además una persona virtuosa, y por tanto destacar en prudencia (ver las cosas que son relevantes, de manera acorde a la vida) y en sabiduría, que es la que nos conduce a perfeccionar la capacidad ejecutiva o de decisión.

Al igual que cuando decidimos ser padres, docentes, jefes, etc., ser líder lleva implícito una enorme responsabilidad, que se asume de forma voluntaria, ya que hay que estar dispuesto a dar lo mejor de sí mismo y a involucrarse por aquellos a los que se dirige, además de demostrar interés personal en proporcionarles felicidad y para ello hay que saber servirles. El autor nos recuerda en este apartado que: "Quien no sirve a los demás, acaba sirviéndose de ellos". La disposición al servicio es lo que engrandece a la persona que lo practica, porque adquiere la capacidad de vencerse a sí mismo y a apreciar a los demás.

Finalmente, el verdadero líder no se define a sí mismo como un gran visionario, un experto o un genio. Esta tendencia a glorificarse sólo serviría para que lo viesen como una persona distante e inalcanzable. El buen líder muestra empatía por el trabajo del personal a su cargo, y destaca por la disponibilidad.

El autor expresa que la fuerza que nos motiva para ayudar y trabajar en favor de los más necesitados, es el amor. Cuanto más amor ponemos en nuestras acciones, mayor bien hacemos a los demás y, en consecuencia, mejores personas nos vamos haciendo. Por tanto, el mejoramiento ético de una persona, va a depender de las acciones libremente orientadas a ayudar a otras.

En conclusión, consideramos este libro como un corolario sobre los fundamentos de la grandeza humana a los que recurrir, para ser un buen líder y no sucumbir, perdiéndose en valores insensibles, de la rectitud moral y ética de los líderes que nos rodean.
 

Notas

*Alfred Sonnenfeld, es Doctor en Medicina y en Teología. Fue Profesor de Antropología y bioética en la Facultad de Medicina de la Universidad Humboldt (Berlín) y miembro de la Comisión Ética de la Clínica Universitaria Charité (Berlín). Ha publicado numerosos artículos sobre Bioética en la revista de medicina alemana Deutsches Ärzteblatt y ha contribuido con diferentes ensayos y apariciones televisivas al tema del Liderazgo y la Ética en la dirección de empresas. Actualmente, es Catedrático de Bioética y Neurobiología en la Universidad Internacional de la Rioja (UNIR), Capellán de 2º de bachillerato en el Colegio Retamar de Madrid, asiduo articulista de tribuna en los periódicos del Grupo Vocento; así como Docente y Tutor en el Máster de Comunicación y Salud de la Universidad Complutense de Madrid.

**Para esta reseña se tuvo en cuenta la lectura de la 2º edición.
 

Bibliografía

1. Sonnenfeld A. Liderazgo Ético, la sabiduría de decidir bien. 2ª Ed. Madrid: Editorial Encuentro, S.A.; 2011.

Principio de pgina 

Pie Doc

 

RECURSOS CUIDEN

 

RECURSOS CIBERINDEX

 

FUNDACION INDEX

 

GRUPOS DE INVESTIGACION

 

CUIDEN
CUIDEN citación

REHIC Revistas incluidas
Como incluir documentos
Glosario de documentos periódicos
Glosario de documentos no periódicos
Certificar producción
 

 

Hemeroteca Cantárida
El Rincón del Investigador
Otras BDB
Campus FINDEX
Florence
Pro-AKADEMIA
Instrúye-T

 

¿Quiénes somos?
RICO Red de Centros Colaboradores
Convenios
Casa de Mágina
MINERVA Jóvenes investigadores
Publicaciones
Consultoría

 

INVESCOM Salud Comunitaria
LIC Laboratorio de Investigación Cualitativa
OEBE Observatorio de Enfermería Basada en la Evidencia
GED Investigación bibliométrica y documental
Grupo Aurora Mas de Investigación en Cuidados e Historia
FORESTOMA Living Lab Enfermería en Estomaterapia
CIBERE Consejo Iberoamericano de Editores de Revistas de Enfermería