Formulación de preguntas clínicas

8461706955_5cb92ced75_z

www.flickr.com

El primer paso, dentro de las Fases de las prácticas basadas en la evidencia, es la formulación de preguntas clínicas. Formular la pregunta correctamente es importante porque nos facilitará el trabajo en la siguiente fase. Por eso es recomendable pararnos a pensar un momento y delimitar nuestra duda clínica. Para no hacer una pregunta incompleta o que se nos olvide algo se recomienda seguir la estructura PICO, que se compone de cuatro o cinco partes si le añadimos T (tiempo):

  • P: Hace referencia al paciente, población o problema clínico.
  • I: Se refiere a la intervención que nos planteamos evaluar.
  • C: Se refiere a la intervención con la queremos comparar.
  • O: Hace referencia al resultado (Outcome) que esperamos obtener al usar una intervención en lugar de la otra.
  • T: El tiempo que se considera necesario para que la intervención evaluada muestre sus beneficios.

Es posible que tu duda planteada no tenga una intervención con la que comparar, no pasa nada. Este formato de preguntas es orientativo pero no necesariamente una pregunta tiene que incluir las cinco partes.

Existen distintos tipos de preguntas (Diagnóstico y pronóstico, intervención, etiología y factores de riesgo, eficiencia y efectividad, padecimiento), y esto nos orientará al tipo de estudio recomendado para dar respuesta a nuestra duda.

Lectura recomendada:

Metodología de la Investigación y Práctica Clínica Basada en la Evidencia. Programa Transversal y Complementario del Residente (PTCR)