Adolescentes y su consumo de drogas, una revisión bibliográfica enfocada en la prevención y la actuación enfermera.

NUBEROS CIENTÍFICA publica una revisión bibliográfica, resultado de un trabajo de fin de grado, acerca del patrón de consumo de estupefacientes actualmente y el papel  enfermero con énfasis en la prevención.

El objetivo principal de esta revisión fue describir el patrón actual de consumo en adolescentes y explorar el rol enfermero en las intervenciones de prevención.

La investigación ha sido llevada a cabo por  Sandra Caloca Amber y Ángela Fernández Rodríguez, pertenecientes al servicio cántabro de salud y ha sido publicado con el título de “Consumo de drogas en adolescentes: patrón de consumo y rol de enfermería en la prevención” en el último número de la revista NUBEROS CIENTÍFICA (2018, Vol. 3 número 24) y puede consultarse en http://ciberindex.com/index.php/nc/article/view/2442nc

Las autoras concluyen que las enfermeras con la especialidad de Familiar y Comunitaria, Pediatría y Salud Mental incluyen las competencias en torno a la prevención y educación para la salud en materia de consumo de sustancias tóxicas. Los profesores son quienes desarrollan los programas de prevención en los centros escolares ante la evidente falta de tiempo y formación en este ámbito. Son necesarias políticas en el ámbito de prevención donde se analicen la calidad, la evidencia científica y la efectividad de los programas aplicados.

¿Qué te ha parecido el artículo? ¿Cómo enfermera realizas estos programas en los centros educativos inscritos en vuestros departamentos? ¿Crees que son efectivos? Comparte tu opinión

RAMÓN VICEDO CANO

“Éramos un par de niños, con otro niño en camino”: narrativa de una madre gestante.

ALERTA CANTÁRIDA- 142

A través de un enfoque cualitativo, la revista Investigación en enfermería: Imagen y Desarrollo, nos permite conocer los principales temas que abarcan la experiencia subjetiva de una madre de 17 años con dos hijos.

El embarazo adolescente es un problema importante de Salud Pública, por ello se han desarrollado diferentes programas en cada país para tratar de prevenirlo o de reducir posibles daños derivados de este proceso. Sin embargo, estas medidas generales no siempre recogen las necesidades individuales de cada madre, especialmente los aspectos psicosociales.

Durante dos entrevistas en profundidad, la participante relató aquellos aspectos vitales que relacionaba con esta vivencia. Los temas configurados para comprender su proceso fueron: recordando mi niñez; mi primer amor; lo prohibido, lo más deseado; lo inesperado llegó; enfrentando la realidad; aprendiendo a ser mamá adolescente; adopción del rol materno y en busca de mis sueños.224px-Kiss_Briseis_Painter_Louvre_G278

En este estudio se relacionan a través de este relato en primera persona sentimientos de abandono, el primer amor romántico, los miedos que aparecen al conocer el diagnóstico, las dificultades que entraña ser gestante mientras uno forja su propia identidad y cómo es retomar el proyecto vital en este proceso.

La investigación ha sido realizada por Claudia Moreno Mojica, Docente de la Escuela de Enfermería Universidad Pedagógica y Tecnológica (UPTC) de Colombia, Tunja; Leidy Hernández Mancipe y Tania Rincón Villamil, estudiante de pregrado en Enfermería, UPTC y ha sido publicado con el título de “La realidad de convertirse en madre: vivencias de una adolescente”, en el último número de la revista Investigación en Enfermería: Imagen y Desarrollo (2017; vol. 19, núm. 2). Se encuentra disponible en http://www.index-f.com/invenf/19pdf/19213.pdf

Proporcionar un cuidado integral implica no solo tratar los aspectos fisiológicos relacionados con el embarazo, sino también los psicológicos y los sociales. Estos últimos son los que hacen que los patrones conductuales que llevan a estas situaciones se repitan. Es necesario reducir al máximo los daños fisiológicos, pero también crear factores protectores que permitan a la madre hacer frente a esta situación preservando su salud biopsicosocial.

¿Te has leído el artículo? ¡Escribe algún comentario!

Cristina Beltrán Agost