Vivir la enfermedad renal crónica siendo menor de edad

Cultura de los cuidados publica un artículo que trata sobre la experiencia de tener insuficiencia renal crónica, estando por tanto en programa de hemodiálisis y lo que implica dicho padecimiento en la transición, infancia-adolescencia-juventud.

Aceptando la premisa de que el devenir de la vida, es vivido de forma distinta según el momento en el que nos encontremos, es importante reconocer que el padecimiento y la comprensión de la enfermedad es distinto en diferentes momentos, siendo más divergente en las etapas de la infancia. Es por ello que entender esta experiencia es relevante para brindar cuidados profesionales y de calidad para el paciente.

Se realiza un estudio cualitativo, siguiendo la Teoría Fundamentada en los datos, utilizando como método las entrevistas en profundidad, realizando un total de nueve, a participantes de entre 18 y 24 años.

Los resultados obtenidos revelan tres etapas fundamentales, la infancia, donde apenas se reconoce el significado de la enfermedad, la adolescencia, etapa en la que existe un despertar sobre el padecimiento e incertidumbre, y la juventud, donde nace el sentimiento de esperanza ante el trasplante renal.

La investigación se ha llevado a cabo en Ciudad Real (Cali), Colombia, por lor Neyfy Botina Muñoz, Luis Alexander Lovera Montilla, Luz Angela Argote Oviedo y Jaime Manuel Restrepo Restrepo, publicado 1º cuatrimestre de 2018 de la revista Cultura de los Cuidados (2018; año 22 (50), estando disponible en: http://www.index-f.com/cultura/50/50034.php.

Tras analizar el articulo los autores concluyen que un proceso que comienza en la infancia con un gran desconocimiento, progresa en la adolescencia a un sentimiento de incertidumbre, aceptando que, en la etapa de juventud, aparece un sentimiento de esperanza ante un posible cambio de vida gracias al trasplante renal. Conocer esta realidad permite a los profesionales de la salud saber donde profundizar en los protocolos de cuidado para la promoción y prevención de enfermedades, así como adherencia a las terapias.

¿Habías leído el artículo? ¿Conoces algún otro estudio donde se relacione la experiencia de los pacientes en distintos momentos de la vida? ¿Los resultados son similares? Escribe algún comentario.

Ana González Díaz

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*