¿Inducción al parto o cesárea programada?

La revista Texto-Contexto (Enfermagem) publica un estudio transversal cuantitativo realizado en Brasil acerca de las ventajas que proporciona la inducción al parto frente a la cesárea, siendo el primero causa directa del descenso de estas. Además, refiere haber encontrado resultados significativos en el uso del Misoprostol durante la inducción, sea este asociado o no a la oxitocina.

En los últimos años, tanto el parto como el nacimiento se hallan inmersos en un contexto de humanización y de respeto a los derechos y deseos de las mujeres, con el uso de prácticas obstétricas basadas en la evidencia científica.
La inducción del parto ha ido en aumento en los últimos diez años, con la finalidad de prevenir eventos adversos en el proceso de parto. Son diversos métodos los que pueden conseguir la preparación del cuerpo de la mujer para comenzar el proceso de dar a luz. No obstante, lo más importante es tener conocimientos claros sobre los resultados maternos y neonatales.

Este estudio presenta cómo a través de la técnica de inducción al parto, se produce una disminución de las cesáreas. Se trata de un estudio transversal cuantitativo, realizado en un hospital universitario del sur de Brasil entre 2014 y 2015.

Fueron incluidas en el estudio, embarazadas por encima de las 22 semanas de gestación mayores de 18 años con indicación médica de parto inducido. También se pasó un formulario para la recogida de datos, desde junio a septiembre de 2015. El análisis de estos se hizo a través de un análisis estadístico simple exploratorio.
Como resultados principales de la investigación, se obtiene que la mayoría de las mujeres que participaron en el estudio eran nulíparas; y que todas de ellas habían realizado como mínimo seis consultas de atención al embarazo. También se demostró que la tasa de cesárea utilizada en el hospital es superior a la recomendada por la OMS. Sin embargo, se confirma la tendencia de que la inducción del trabajo del parto es una estrategia importante para la reducción de cesáreas. Finalmente, se detectó que la inducción al parto con Misoprostol garantiza una mayor tasa de parto vaginal, con independencia de su asociación a oxitocina.

La investigación fue llevada a cabo por Soliane Quitolina Scapin (Profesora de Enfermería, Enfermera en el hospital de la Universidad Federal de Paraná, Brasil); Victoria Regina Petters Gregório (Doctora en Enfermería, Profesora del departamento de enfermería de la Universidad Federal de Santa Catarina de Brasil); Vânia Sorgatto Collaço (Doctora en enfermería, Enfermera del equipo HANAMI del hospital Universitario de la Universidad Federal de Santa Catarina, Brasil); Roxana Knobel (Doctora en Ciencias Médicas, Profesora del departamento de ginecología y obstetricia de la Universidad Federal de Santa Catarina, Brasil). Este artículo ha sido publicado con el título de “Indução de parto en um hospital universitário: métodos e desfechos”, en el ultimo número de la revista Texto-Contexto (Enfermagem) (2018, vol. 1; estando disponible en http://www.index-f.com/textocontexto/2018pdf/27101p.pdf

Lee el artículo y deja tu comentario.

 

María del Carmen Martín Bellido

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*