Actualizando intervenciones: Ayunas en el preoperatorio

ALERTA CANTÁRIDA- 138

Nuberos Científica publica una revisión bibliográfica de las últimas recomendaciones a implementar con los pacientes en el preoperatorio de sus intervenciones.

El ayuno preoperatorio es un tema de gran importancia e interés en la práctica clínica habitual en pacientes sometidos a cirugía. Los conceptos tradicionales en su protocolo de actuación han cambiado en los últimos años debido a la evidencia científica, aunque aún hay cierta reticencia en seguir en la práctica las últimas recomendaciones, ocasionando variabilidad de criterios en las diferentes instituciones hospitalarias. Los efectos negativos de un ayuno prolongado de 12 horas se ha documentado ampliamente que ocasiona alteraciones metabólicas, hidroelectrolíticas, así como malestar en el paciente por la sed y la ansiedad que produce la falta de alimento, aumentando el estrés metabólico de la cirugía. La ingesta de líquidos claros hasta 2 horas antes de una cirugía, así como de 8 horas para sólidos, mejora la resistencia a la insulina, el sistema inmunológico y evita el catabolismo proteico derivado mejorando el estado del paciente y evitando complicaciones peri y postoperatorios.ayuno

Se ha realizado una revisión de la literatura sobre el tema, presentando los fundamentos del nuevo ayuno preoperatorio en base a la evidencia científica actual, que incluye, entre otros, la guía de la ASA de ayuno preoperatorio para reducir el riesgo de aspiración pulmonar, para aplicar a pacientes sanos de todas las edades.

La revisión bibliográfica ha sido realizada por  Laura Agüeros González, enfermera del Hospital Sierrallana de Torrelavega y Noelia Prieto Gutiérrez, enfermera del Hospital Universitario Marqués de Valdecilla de Santander y ha sido publicada con el título “Preoperatorio en ayunas: últimas recomendaciones. Revisión bibliográfica” en el último número de la revista Nuberos Científica (2018, vol. 3, num. 23) estando disponible en http://www.index-f.com/nuberos/2017/2347r.php

El seguimiento de la pauta de ayuno de 8 horas para sólidos y de 2 horas para líquidos facilita el vaciado gástrico reduciendo el pH evitando de esta forma el vómito y su posible aspiración. Además se mejoran las condiciones generales de paciente mejorando su recuperación posterior y disminuyendo la estancia hospitalaria. Es de vital importancia unificar la práctica clínica en base a la evidencia científica actual.

¿Has leído el artículo? ¿Conocías al detalle los efectos negativos del ayuno en estos casos preoperatorios? ¿Se han implementado en tu centro de trabajo los nuevos protocolos basados en la evidencia actual?  Escribe un comentario.

Ramón Vicedo Cano

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *


*